domingo, 29 de septiembre de 2013

Cuba's Spies Still Punch Above Their Weight

Cuba's Spies Still Punch Above Their Weight
William Rosenau [2], Ralph Espach [3]
September 29, 2013

Despite a withered economic base, few exports of any value, and a
repressive state bureaucracy, Cuba and the Castro regime have an
outsized international presence. Recently, Havana appeared to be the
international diplomatic broker for former U.S. intelligence analyst
Edward Snowden's asylum applications to various Latin American countries
with a history of poor relations—and no extradition treaties—with the
United States.

This July, Panamanian authorities seized a North Korean cargo vessel
loaded with aging Cuban military equipment [4]. Hidden under tons of
Cuban sugar, the equipment was reportedly on its way to North Korea for
refurbishment. This bizarre episode—an uncharacteristic misstep by the
Cuban government—led to United Nations sanctions inspections and drew
new attention to Cuba's ongoing security relationships with pariah
states like North Korea.

What explains the fact that, time and again for decades, the small, poor
island nation manages to position itself at the fulcrum of superpower
relations, especially within the Americas? At least part of the answer
relates to a Cuban core competence: its aptitude for espionage. Cuban
intelligence services are widely regarded as among the best in the
world—a significant accomplishment, given the country's meager financial
and technological resources.

Earlier this year, Cuban leader Raul Castro announced his intention [5]
to step down in 2018—Cuba's most significant political transition since
the 1959 revolution. The government is also promoting major economic
reforms [6] aimed at spurring growth, attracting more foreign
investment, and moving most of the labor force off of the government's
books and into Cuba's fledgling private sector. Rumors abound [7] that
Havana and Washington are quietly discussing a path toward the lifting
of the U.S. trade embargo. What would such liberalization mean for
Cuba's world-class spy agency?

The DI's rich history

The Directorate of Intelligence (Dirección de Inteligencia,orDI, also
known as G-2 and, earlier, as the Dirección General de Inteligencia, or
DGI) is Cuba's most important intelligence agency. It took shape under
the tutelage of the Soviet KGB: Beginning in 1962, Cuban officers were
trained in Moscow, and from 1970 onward, KGB advisors worked intimately
with Cuban intelligence officials in Havana. By 1968, according to a
declassified CIA repor [8]t, the DGI had been "molded into a highly
professional intelligence organization along classic Soviet lines."

The relationship was symbiotic. For Cuba's leadership, the U.S.-led Bay
of Pigs invasion of 1961, coupled with numerous CIA plots to assassinate
Fidel Castro, cemented America's position as the revolution's deadliest
enemy. The Soviet Union's intelligence services—paramount in the
communist world—were an obvious and welcome ally in the struggle against
the United States and the West more generally.

The Soviet Union's high confidence in its Cuban protégés was evident by
the early 1970s, when the KGB delegated Western European
intelligence-collection responsibilities to the Cubans following the
mass expulsion of Soviet spies from London in 1971 [9]. Beginning in the
mid-1970s, Cuban and Soviet services began the joint cultivation of
targets in the U.S. Defense Department, the intelligence community, and
U.S. military facilities in Spain and Latin America.

During the 1980s, Cuban intelligence had a substantial presence in El
Salvador and Guatemala, where U.S.-backed regimes were fighting
insurgencies. In Nicaragua, U.S.-supported Contra rebels were battling
the leftist Sandinista government. Cuba's intelligence presence in
Western Europe was also substantial. The DI reportedly had 150 officers
in Spain—considerably more than any NATO country had in the Spanish
capital at the time. In addition to spying on NATO military forces, the
DI was responsible for acquiring American technology denied to Cuba
under the U.S. embargo.

The Cuban-Soviet espionage partnership was also evident at the massive
electronic eavesdropping installation in Lourdes [10], near Havana.
Construction began in the summer before the Cuban Missile Crisis in
1962. At its peak of operations, some 1,500 Soviet personnel worked
there. Signals intelligence specialists intercepted U.S. telephone
calls, computer data, and other communications throughout the 1960s and
into the 1990s.

Portions of the intelligence "take" involving U.S. capabilities and
intentions regarding Cuba were no doubt shared with the Castro
government. The Russians shuttered Lourdes in December 2001—a casualty
of fiber optics, the digital revolution, and Moscow's unwillingness to
continue making annual rent payments of $200 million to Cuba to keep the
listening post open.

Cuba's niche: human intelligence in the United States

The closure of the Lourdes facility made collection by other
means—particularly through human sources—all the more critical. Cuba had
long maintained spy networks inside the United States [11] to infiltrate
and monitor anti-Castro exile groups. From 1992 until the FBI arrested
its members in 1998, the so-called Wasp Network (La Red Avispa)
[12]surveilled South Florida exile groups like Alpha 66, targeted the
offices of Cuban-American politicians, and sought jobs at the U.S.
military's Southern Command headquarters in Doral, Florida.

Cuba launched other ambitious espionage operations. Cuban-born
husband-and-wife spy team Carlos and Elsa Alvarez [13], employees of
Florida International University, received coded instructions via
shortwave radio and gathered information on Miami-area notables that the
DI used to build "intelligence files on individuals of interest to it
[14]," according to the U.S. Department of Justice. The couple, arrested
in 2006, pled guilty and received relatively stiff sentences (even after
cooperating with prosecutors). In 2010, another husband-and-wife spy
team, Kendall and [15]Gwendolyn Myers [15], pled guilty to espionage
charges after thirty years of spying for Cuba. As a senior analyst at
the State Department's Bureau of Intelligence and Research, Kendall
Myers had access to some of the intelligence community's most secret and
sensitive information. He received a life sentence.

By all accounts, these cases were relatively minor compared to the
espionage committed by Ana Montes [16], a senior Defense Intelligence
Agency analyst and a top U.S. government expert on Cuba. Arrested in
2001, Montes had spent the previous sixteen years passing highly
classified information to her DI handlers—including the names of U.S.
agents in Cuba. Cuban intelligence recruited Montes after allegedly
being "talent-spotted" by Marta Rita Velazquez [17], who at the time was
serving with the U.S. Agency for International Development. (Last April,
U.S. officials unsealed [18] an espionage indictment against Velazquez,
who now reportedly lives in Sweden.)

Like the Myers and Alvarez couples, Montes received instructions by
encrypted messages sent by shortwave radio, a relatively simple but
secure form of communication and a testament to the Cuban service's
tried-and-true spy tradecraft. Like the Myerses, Montes was an
ideological traitor motivated by a fervent commitment to the Cuban
revolution. Montes is now serving a twenty-five year term in federal prison.

Havana's deep reach into Caracas

The DI has played an important part in the relationship between Cuba and
Venezuela, the Castro government's closest ally. President Hugo Chávez
was ideologically (and personally) mesmerized by the charismatic Fidel
Castro and his revolution. Little wonder, then, that when Chávez felt
himself surrounded by conspirators and traps in his first years in
office—especially after the 2002 coup attempt (with the clumsy
endorsement of the Bush administration [19])—he turned to Havana for help.

Venezuela proudly touts its close relations with Cuba. In 2007, Chávez
announced that more than twenty thousand Cuban doctors, nurses, and
technicians [20] were providing health services in the country. In 2005,
sources estimated [21] that the total number of Cubans working in
Venezuela was approximately forty thousand, though several thousand were
reported later to have fled abroad. According to the Venezuelan
government, Cubans provide a range of expertise including medical care,
sports training, infrastructural engineering, telecommunications, and
the organization and training of "Bolivarian" community militias
prepared to stave off a U.S. invasion. Cuba's advisory presence has also
included large numbers of DI officers.

Venezuela's critics [22] (including a few former high-level officials
[23] in the Chávez government) allege that Cuba's influence is far
greater and particularly strong within the government's intelligence
agencies. According to press reports [24] describing a 2006 U.S. State
Department cable [25] obtained by WikiLeaks, Cuban intelligence advisors
had direct access to Chávez and ultimate oversight over some of the
intelligence he received. According to the cable, Venezuela's
intelligence agency displayed the requisite revolutionary élan in its
anti-Americanism, but lacked the expertise of its Cuban partners. The DI
went on to restructure and retrain the Bolivarian Intelligence Agency in
Cuban methods, particularly the penetration, monitoring and exploitation
of political opposition groups.

Documents have also described high-level political machinations by
senior DI officers in Caracas—notably, that the service appeared to have
orchestrated various turnovers within Chávez's cabinet, as the DI
officials sought to promote more ideologically rigid party loyalists
over military officers. The Venezuelan military is the only state
institution that resisted the government's deepening and widening
reliance on Cuban advisors; such resistance weakened over time as
outspoken critics were purged from the armed forces.

Under Chávez's successor, Nicolás Maduro, Cuba's intelligence reach
within Venezuela seems only to have increased. The entourage traveling
with Maduro to New York for this year's UN General Assembly included
Cuban intelligence officers, according ABC, a Madrid daily. The paper
claimed that Maduro's plane was forced to return to Caracas after the
United States denied visas to the Cubans on board. The leak of a
recorded phone conversation [26] between Mario Silva, a senior socialist
party loyalist and TV personality, and a DI officer caused a major
scandal. In the phone call, the loyal chavista laments to the Cuban
about the corruption, incompetence, and infighting among the Maduro
government's top officials. The Venezuelan media have also called
attention to the Maduro government's contract with a Cuban state-owned
company to administer Venezuela's database of its residents and their
foreign travel, and to produce national identification cards that will
include biometric information [27]. According to published reports [28],
Argentina and Bolivia have also invited Cuba's services to help create
new national databases and identification cards.

Havana has several salient interests in an intelligence presence and
outreach capability in Venezuela. Keeping tabs on the political
intrigues and dynamics within Venezuela's political leadership is
clearly a top intelligence priority for Cuba, considering that it
depends on subsidized oil from Venezuela—ostensibly in payment for the
presence of Cuban doctors, technicians, and advisors.

The DI's ability to understand and manipulate Venezuelan politics may
determine whether such beneficence will continue. Unfettered DI mobility
in Venezuela allows the Cuban service ready access to countries like
Colombia and Brazil, and also to international financial systems and
technology it has trouble accessing from Havana. From Venezuela, the DI
can also channel resources from a pool far greater than Cuba's to
ideological partners across the world such as Colombia's FARC
insurgents, Russia, and Nicaragua.

Post-Castro intelligence

Cuba's talent for espionage provides the country with obvious tactical
and strategic advantages. It can be expected to contribute to regime
security—as long as the Communist Party of Cuba (Partido Comunista de
Cuba, or PCC) retains its grip on power, the Cuban leadership will
likely continue to view the United States as its main adversary.
According to the long-standing PCC narrative, the United States is the
principal threat to the revolution, and so U.S.-related intelligence
collection is likely to remain a Cuban imperative. And as long as
below-market value oil flows Havana's way, Venezuela is a first-tier
intelligence priority.

Intelligence supports other Cuban official interests. U.S. intelligence
specialists have long assumed that Cuba provides other countries in the
anti-U.S. firmament—such as Iran, China, and North Korea—with
information, including commercial and technical data, collected by its
U.S.-based spies. No country (including the United States) shares
intelligence for nothing. "Intelligence liaison," as it is known, is a
transactional relationship, and the Cubans can reasonably expect to
receive information, money and commodities in return.

Cuba will probably try to expand its market for intelligence about the
United States. But deeper ties with countries like Iran and North Korea
bring their own risks. While the Castro regime has many external
critics, its international position is relatively normal compared to the
outlaw status of countries like Iran and North Korea. Enhanced
intelligence ties with such pariahs would likely bring unwanted
international attention, and further damage Cuba's political reputation.

The potential international market for sensitive information will not
necessarily be limited to "hard" intelligence on U.S. security. If Cuba
enters an era of economic liberalization, it is likely to be seen by the
international community as a more "normal" state. The market for its
intelligence may well expand beyond the shrinking circle of radical
governments. Countries engaged in industrial competition with America,
like China, Brazil, and India, may come to value Cuba's espionage
prowess as an instrument for gathering commercial intelligence about the
United States.

If Cuba's revolutionary patina dulls significantly over time, the DI may
be forced to change its business model. A post-revolutionary Cuba could
no longer count on ideological commitment to motivate its intelligence
recruits. Instead, Cuba would have to offer substantial amounts of money
and other blandishments—an approach used with great success by spy
services the world over.

Moreover, America's trade competitors may look to the Cuban services as
a means to acquire difficult-to-obtain U.S. technology. Cuban
intelligence operations in Venezuela and, earlier, in Spain suggest a
precedent. For Cuba, intelligence is likely to remain a competitive
advantage that any post-Castro (or even post-PCC) government is unlikely
to discard.

William Rosenau and Ralph Espach are senior analysts at CNA's Center for
Strategic Studies in Alexandria, Virginia. The views expressed here are
their own.

Source URL (retrieved on Sep 29, 2013):
http://nationalinterest.org/commentary/cubas-spies-still-punch-above-their-weight-9147

Links:
[1] http://www.addthis.com/bookmark.php?v=250&username=nationalinterest
[2] http://nationalinterest.org/profile/william-rosenau
[3] http://nationalinterest.org/profile/ralph-espach
[4] http://nationalinterest.org/commentary/the-cuban-cargo-caper-8782
[5]
http://www.nytimes.com/2013/02/25/world/americas/raul-castro-to-step-down-as-cubas-president-in-2018.html?_r=0
[6]
http://www.lexingtoninstitute.org/library/resources/documents/Cuba/ResearchProducts/ViewersGuide.pdf
[7]
http://www.washingtontimes.com/news/2013/jun/18/us-cuba-mail-talks-spark-speculation-wider-outreac/?page=all
[8]
http://www.foia.cia.gov/sites/default/files/document_conversions/89801/DOC_0000109057.pdf
[9]
http://www.theguardian.com/world/2010/sep/27/britain-expels-90-soviet-spies
[10] http://www.miamiherald.com/multimedia/news/castro/ussr.html
[11]
http://news.google.com/newspapers?nid=1755&dat=19830620&id=FeUbAAAAIBAJ&sjid=c2gEAAAAIBAJ&pg=6628,9561541
[12] http://www.wnd.com/2001/01/7761/
[13] http://www.cnn.com/2006/US/12/19/professor.spy/
[14] http://www.latinamericanstudies.org/espionage/alvarez-sentence.pdf
[15]
http://abcnews.go.com/Blotter/remorse-cuban-spy-kendall-myers-life-parole-wife/story?id=11182193
[16]
http://www.washingtonpost.com/sf/feature/wp/2013/04/18/ana-montes-did-much-harm-spying-for-cuba-chances-are-you-havent-heard-of-her/
[17]
http://cubaconfidential.files.wordpress.com/2013/05/indictment-of-marta-rita-velazquez.pdf
[18]
http://www.bloomberg.com/news/2013-04-25/ex-state-department-lawyer-allegedly-recruited-cuban-spy.html
[19] http://www.theguardian.com/world/2002/apr/21/usa.venezuela
[20]
http://www.washingtonpost.com/wp-dyn/content/article/2007/02/19/AR2007021901045.html
[21] http://www6.miami.edu/iccas/Cuba-Venezuela-e.pdf
[22]
http://www.newsmax.com/Newsfront/reich-castro-control-venezuela/2013/01/08/id/470568
[23]
http://www.reuters.com/article/2010/04/29/us-venezuela-general-interview-idUSTRE63S3CO20100429
[24]
http://www.reuters.com/article/2010/12/02/us-wikileaks-venezuela-idUSTRE6B040D20101202
[25] http://search.wikileaks.org/gifiles/?viewemailid=128259
[26]
http://www.eluniversal.com/nacional-y-politica/130524/transcript-of-mario-silvas-recording
[27]
http://zimmer.csufresno.edu/~haralds/deptdocs/Newsletters/April%20%202012%20CSUF%20Criminology%20Newsletter.pdf
[28]
http://www.fronteraensenada.info/EdicionEnLinea/Notas/Internacional/03082013/736244-Chip-cubano-prolifera-en-America-Latina.html
[29] https://secure.flickr.com/photos/art_es_anna/1314358266/in/photostream/
[30] http://nationalinterest.org/topic/security/intelligence
[31] http://nationalinterest.org/topic/security
[32] http://nationalinterest.org/region/americas/caribbean/cuba
[33] http://nationalinterest.org/region/americas/caribbean
[34] http://nationalinterest.org/region/americas/south-america/venezuela
[35] http://nationalinterest.org/region/americas

martes, 24 de septiembre de 2013

Deadly Serious, the Cuban Spy Game lives on in the Americas

Deadly Serious, the Cuban Spy Game lives on in the Americas
By Jerry Brewer
Monday, September 23, 2013

If rhetoric alone was the official doctrine of world political
institutions, both of the Cuban brothers that have dominated Cuban
misery with iron fisted rule for 54 years, with influence and
persuasion, would be kings.

As well, besides the deception and the smoke and mirrors, their spy
network is the more sinister and most powerful tool in their
ill-conceived repertoire and bag of tricks.

There are those who continue to insist and argue that Cuba is old news,
a benign cold war relic that poses no threat to anyone. Yet the
oppressed people that continue to suffer ever increasing human rights
violations, by beatings, incarceration and other atrocities, valiantly
try to get the word out daily to those that will pay attention.

Cuba's authoritarian regime, and its vicious state security services,
severely and perpetually restrict fundamental freedoms, repress
political opponents, and aggressively violate human rights in this tired
and archaic one-party communist system.

So today, one must ask, why not free the citizens of Cuba in this modern
era and allow a quality of life, liberty and happiness to which they
have a fundamental right?

Pressure by the world media, and never ending questions posed to Cuba's
government calling for immediate attention to human rights issues,
always seem to get their attention - and the unleashing of the usual
diatribes.

Marino Murillo, vice president of the Cuban Council of Ministers, an
economist and former military officer, is a Politburo member and known
as a reform czar. He recently stepped up to the world microphone and
spewed, that during "the rest of this year and through the next the
state would enact and carry through the next phase of its privatization
and austerity measures, creating the most profound transformations."

As the well informed and astute focus their eyes and ears on and through
the nebulous screen of polluted political dialogue of this totalitarian
dictatorship, the physical power behind the throne must be exposed once
again.

Cuba's intelligence and spy apparatus has been described as a
"contingency of very well-trained, organized and financed agents." Even
the late President of Venezuela, Hugo Chavez, adopted the previous
Soviet-styled Cuban intelligence service (DGI) as his model for
Venezuela's security service, known as SEBIN and G2.

Through Fidel Castro, his much admired mentor, Chavez closely relied on
Cuban intelligence counterparts and advisors of the Cuban security
service. The decaying and failing Cuban Revolution became Chavez's
Bolivarian Revolution, and he imported the misery, violence, and human
rights violations to Venezuela while holding on for dear life until
death overcame him -- in Cuba, as many believe.

Cuba has consistently maintained a well-organized and callous
intelligence presence in Mexico, as have the Russians. Much of their
activities have involved U.S. interests, including the recruiting of
disloyal U.S. military, government, and private sector "specialists."
They continue this enthusiastically, on U.S. soil as well, evidenced in
the Ana Belen Montes case -- along with her recruiter, Marta Rita
Velazquez, a graduate of Princeton University and Georgetown in
Washington, D.C.

Montes would go on to lead a distinguished career at the Defense
Intelligence Agency as a top Cuban analyst, winning awards, briefing the
Joint Chiefs of Staff, and helping to soften U.S. policy toward Cuba
until her capture.

Up until the end of 2012 there were an estimated 210,000 Cubans in
Venezuela "as part of an alliance established by Hugo Chavez." A number
of agreements enabled Cubans to take part in a wide range of government
plans that included national intelligence and security.

Retired Venezuelan army Major General Antonio Rivero, who was once a
close advisor to Hugo Chavez, disclosed the in-depth meddling of Cuban
advisors in security and defense matters in Venezuela.

In an interview with the daily newspaper El Universal, shortly before
his detention, Rivero explained that he retrieved the entirety of
information about Cuban meddling in Venezuela from garrisons throughout
the country until 2010, when he was discharged.

And what does Cuban meddling continue to mean within this hemisphere, in
itself besides the anti-democratic values?

Vociferous critics of the U.S., such as presidents Nicolas Maduro of
Venezuela, Rafael Correa of Ecuador, Evo Morales of Bolivia, and Daniel
Ortega of Nicaragua, are a concern as they offer little to no support to
their neighbors or the United States in drug and terrorism interdiction
efforts.

This author has frequently spoken with Pedro Riera Escalante, who served
the Castro regime in Mexico City (under the guise of a diplomat from
1986-1991), when then at least it was a major hub for espionage against
the U.S. Riera was the Group Chief of Section Q-1, in charge of
operations against the CIA.*

However, he eventually denounced the Fidel Castro dictatorship and was
imprisoned. He called for a shift towards respect for human rights and
democracy, before, during and after his sentence to prison in Cuba. His
revelations of his orders from Cuba, and his actions in the secret war
that has pitted Cuba versus the U.S. for decades in intelligence and
espionage tradecraft, reveal a continuing process of Cuban subversion in
this hemisphere.

* MexiData.info note: Pedro Riera Escalante, who had fallen under
suspicion by Cuban officials, returned to Mexico using false papers.
Forcibly deported by Mexican authorities in 2000, he was subsequently
tried and convicted in Cuba on the false papers charges. Released after
serving a three-year prison sentence, yet confined to the island, Riera
was finally able to leave Cuba for Spain in December 2011.

----------

Jerry Brewer is C.E.O. of Criminal Justice International Associates, a
global threat mitigation firm headquartered in northern Virginia. His
website is located at http://www.cjiausa.org/.

Source: "Deadly Serious, the Cuban Spy Game lives on in the Americas" -
http://www.mexidata.info/id3712.html

sábado, 21 de septiembre de 2013

Una campaña pendiente

Una campaña pendiente
septiembre 20, 2013 |
Irina Echarry

HAVANA TIMES — Mucho se comenta sobre la reciente campaña de las cintas
amarillas. Lo que más llamó mi atención fue comprobar cómo la gente, sin
pensarlo bien, asume un producto. Claro, todo depende de la forma en que
se promueva.

Esta campaña se basó en una historia de amor, nosotrxs llevamos años de
entrenamiento con las telenovelas, lo que nos ha hecho receptivxs ―si es
que ya no lo éramos― a códigos sensibleros y tan manidos como el amor
eterno, la fidelidad en el matrimonio, la madre que no traiciona a sus
hijos, etc.

Entonces estaba claro que no era una tarea difícil implicar a mucha
gente: identifico un valor (la fidelidad) con un color (el amarillo);
hago el cuento bonito, emocionante; digo lo que debemos hacer; empiezo a
poner cintas por la ciudad… seguro que la llama prende.

La mañana del 12 de septiembre las calles se cubrieron de una marea
amarilla: blusas, camisetas, cintas, aretes, pulóvers, lazos en los
balcones, en los parabrisas de los autos, en las puertas de las casas.

Y, aunque muchxs nos preguntamos si era doble moral o verdaderos deseos
de justicia, después de caminar entre "la masa" debo reconocer que más
allá de los motivos, la mayoría de la gente estaba involucrada.

Incluso, hubo hasta un poco de creatividad, pues no todo se limitó a las
solicitadas cintas ―que el Estado vendió―. Unos fueron más discretos y
colgaron de sus llaveros figuras de origami con papel amarillo; otras,
simplemente, prefirieron solo un collar del color del sol.

En una guagua escuché a un grupo de jóvenes comentando sobre las
consecuencias de la falta de libertad "de esa pobre gente, mío, que
están en cana".

Lo más falso lo vi en Alamar: frente a la plaza de África un grupo de
niños gritaba libertad, libertad, mientras la maestra los mandaba a
callar advirtiéndoles que seguirían ensayando hasta que todxs lo
gritaran bien alto. Sin contar los spots televisivos que bombardearon
por esos días las pantallas cubanas.

Me asombra tanto entusiasmo. Hace poco hubo una campaña contra la
violencia de género, el color escogido en este caso fue el violeta ―que
dicen es el color del feminismo―, sin embargo muy pocxs se sumaron.

La lideraba una cantante, Rochy. Si bien es cierto que no es tan popular
entre el gran público, con la apatía que existe en la isla una pensaría
que es más fácil que los jóvenes sigan a una artista que a un político
como René.

Rochy y su equipo (por decirlo de algún modo) llevaron mensajes de paz y
equidad entre hombres y mujeres a todas las provincias del país; y no vi
que fuera tan masiva la participación.

Un poco antes la cantante Haila ―mucho más popular, sin dudas― estuvo al
frente de la campaña Únete patrocinada por el Secretario General de la
Organización de las Naciones Unidas también a favor de la eliminación de
la violencia contra mujeres y niñas.

La llamada Diva del Pueblo, enseñaba una mano con una sola uña pintada
de violeta, pero eso tampoco se hizo una moda entre lxs jóvenes.

Mi asombro es porque la campaña por la liberación de los Cinco (que ya
son cuatro) es muy particular, incluye solo a esos hombres y sus
familias; pero la violencia de género es un fenómeno de gran magnitud,
que afecta a la mayoría de las familias cubanas.

No pretendo que se imponga el uso de determinado color, es claro que
vestir de una forma u otra no cambia nada.

Lo interesante es comprobar que el Partido/Gobierno, puede hacer (o
apoyar) una buena campaña por la no violencia contra la mujer
desplegando recursos, originalidad; apelando a códigos sensibleros o no;
sensibilizando a las personas… hasta llegar a una ley específica sobre
violencia de género. ¿Por qué no lo hace?

Source: "Una campaña pendiente contra la violencia de género" -
http://www.havanatimes.org/sp/?p=90739

Robertico y Los Cinco - Ay, ingenua de mí

Robertico y Los Cinco: Ay, ingenua de mí
septiembre 20, 2013
"Yo quiero que liberen a los cinco héroes, y que liberen a María".
-Robertico Carcassés
Dariela Aquique

HAVANA TIMES — Como no tengo Internet (aunque tanto se alardee del
acceso que tienen los cubanos a la red de redes), siempre me ando
enterando muy tarde de lo que acontece dentro y fuera de Cuba. Fue hasta
miercoles, que un amigo que está viviendo en Brasil, me escribió
preguntando qué opinión me merecía el asunto con Robertico Carcassés.

Le escribí preguntándole de qué me hablaba, pues nada sabía. Y lo más
pronto que pudo me envió un material publicado por Café fuerte, del 16
de este mes, con el título Roberto Carcassés ratifica sus palabras pese
a sanción. También me envió el post que al respecto publicara en su blog
Segunda cita, el señor Silvio Rodríguez.

Cuando leí ambas cosas, pensé: ¡ay, ingenua de mí! Y digo ingenua,
porque yo vi por completo aquel desastroso concierto, con una dirección
artística infame que intentó juntar a tantos solistas y agrupaciones tan
diferentes, lleno de averías técnicas, y que obligó a los conductores en
varias ocasiones improvisar con apostillas manidas.

Cuando escuché los comentarios de Robertico (que además, ni siquiera
fueron muy claros, pues los problemas con el audio herían los oídos),
realmente no pensé que lo hicieran verse implicado en censura alguna.

Y si no lo pensé, no fue por lo que dijo. Sino porque, ay, ingenua de
mí, me estaba creyendo ya esa trova gubernamental…del derecho a la libre
a expresión. Y la invitación a los cubanos a decir lo que piensan, para
todos juntos hacer un futuro mejor…

¿Qué coño importa, si es en ese concierto o en cualquier otro? Donde
quiera que lo hubiese dicho, la reacción habría sido la misma. Para
ellos ningún contexto es bueno para hacer críticas al gobierno.

Por lo menos allí, lo estaba escuchando bastante gente. No por detrás en
pasillo de reuniones, ni bajito en la esquina, ni en fiestecitas a
puertas cerradas.

El concierto, no tenía nada de espontáneo. Fue parte de la deuda que
tiene el gobierno cubano tanto con esos hombres, como con sus familias.
En definitiva, fue una metedura de pata ponerlos a riesgo, intentando
colaborar con el FBI, buscando recoger cabuya con los yumas.

Tantas personas que no podían cartearse durante años con sus familiares,
solo porque vivían en Estados Unidos. Tanto odio sembrado por décadas
entre paisanos, solo por haber elegido la tierra del enemigo.

Y resulta que por detrás de la cortina, el gobierno estuvo mandando
recaditos al adverso sempiterno, incluso quemando a sus propios agentes.
Eso ha sido más lacerante para la familia de los Cinco que lo que haya
dicho Robertico.

En cuanto a Silvio, ha usado el mismo texto que cuando Pablo Milanés
hizo sus declaraciones en Miami. Él dice estar de acuerdo con el derecho
a que la gente diga lo que piensa, lo que siempre desaprueba el lugar y
el momento. Buena manera de nadar en las dos aguas.

Por lo menos las palabras del líder de Interactivo han hecho que el
horrible concierto tenga alguna repercusión. Y ha liberado además a los
televidentes de tener que dispáraselo de nuevo en retrasmisión.

Ojalá y para mostrar benevolencia, le den el carro a Robertico.

Source: "Robertico y Los Cinco: Ay, ingenua de mí" -
http://www.havanatimes.org/sp/?p=90736

Cuba’s Pending Campaign

Cuba's Pending Campaign
September 20, 2013
Irina Echarry

HAVANA TIMES — Much is being said about Cuba's recent yellow-ribbon
campaign. What was most striking about the whole process, for me, was
seeing how easily people buy into a given product or message. Of course,
everything depends on how such a product is advertised.

This campaign was based on a love story. Many years of watching cheesy
soap operas have made us receptive – or more receptive than we were to
begin with – to such mushy and tired ideas as eternal love, fidelity in
marriage, the mother who never betrays her children and other clichés.

From the start, it was clear that involving many people in the campaign
wouldn't be difficult. First, you identify a given value (fidelity) and
associate it with a specific color (yellow). Then, you tell a pretty and
moving story and tell people what they have to do. After that, you start
hanging up yellow ribbons around the city…confident the fire will spread.

On the morning of September 12, the streets were flooded by a yellow
tide: yellow blouses, undershirts, ribbons, earrings, t-shirts, bands
hanging from balconies, tied to windshield wipers and tacked to the
doors of houses.

Many of us asked ourselves if people were simply going through the
motions (as in most campaigns in Cuba) or if they were genuinely
demanding justice for the Cubans imprisoned in the United States. After
listening to the "masses", I have to conclude that, whatever their
motives, most people were actually, emotionally involved in the campaign.

Some people even showed a bit of creativity. Not everyone used the
yellow ribbons the State sold. A number of people were more discrete and
latched yellow origami figures to their key chains. Others simply opted
to wear a yellow collar.

On the bus, I heard a group of young people talking about the
consequences of the lack of freedom, "about those poor guys, dude,
who're in the slammer."

The phoniest spectacle I saw involved a group of children who, standing
in a square in Alamar, shouted "freedom!" repeatedly, while their
teacher asked them to be quiet and warned them that they would go on
rehearsing until everyone yelled the words as loud as they could. This
and, of course, the spots we were bombarded with for days through Cuban
television.

I am actually surprised at the enthusiasm people showed. Recently, we
had a campaign against gender-related violence. Violet was the color
chosen for the campaign (I've been told this is feminism's
representative color). Very few people joined the campaign, however.

The campaign poster girl was Cuban singer Rochy. While it is true that
she is not that popular, one would think that, in a country with so much
political apathy, young people would be more prone to follow an artist
than a political spokesperson such as Rene (the one member of the Cuban
Five who has served his prison term and been released).

Rochy and her gang took a message of peace and equality among men and
women to all of the country's provinces, but did not manage to involve
that many people in the campaign.

Some time before, singer-songwriter Haila (who is much more popular)
headed a campaign sponsored by the UN Secretary General, also calling
for an end to violence against women and little girls.

Haila, known as the "People's Diva", appeared in a poster showing a hand
with a single nail painted violet. This, however, did not catch on among
young people on the island.

I am surprised because the campaign calling for the release of the Five
(who are now actually four) revolves around an isolated case which
involves only the imprisoned agents and their families, while
gender-related violence is a wide-encompassing phenomenon which affects
the majority of Cuban families.

I am not suggesting that a campaign impose a certain color on a given
issue. It's clear to me that wearing this or that color doesn't actually
change anything.

What the yellow-ribbon campaign has shown me is that the Party-State is
clever when it wants to be, and could well impel (or support) a good
campaign against domestic violence, using different mechanisms and
plenty of originality, appealing to mushy clichés or not, and raising
people's awareness in this connection, to the point of formulating a
specific law related to this issue. My question, therefore, is: what's
it waiting for?

Source: "Cuba's pending campaign against gender violence" -
http://www.havanatimes.org/?p=98915

My naiveté, Carcasses & the Cuban Five

My naiveté, Carcasses & the Cuban Five
September 20, 2013
"I want freedom for the Five, and freedom for Maria [marihuana]" –
Roberto Carcasses
Dariela Aquique

HAVANA TIMES — Though the government boasts of Cuba's broadened Internet
connectivity, I have no access and news about incidents on the island
and abroad always reach me rather late.

It wasn't until Wednesday (a week after the fact), when a friend who
lives in Brazil wrote to ask me what I thought about the whole Roberto
Carcasses affair, that I found out about this incident involving the
Cuban musician.

I wrote back to ask him what he was talking about, for I had no idea. He
sent me an article published in the online Cuba news and commentary site
Cafe Fuerte on the 16th of the month, titled "Roberto Carcasses Ratifies
Statements In Spite of Official Sanctions" ("Roberto Carcasses ratifica
sus palabras pese a sancion"). He also sent me a post on the incident
published by Cuban musician Silvio Rodriguez on his blog "Second
Rendezvous" ("Segunda cita").

When I read these two articles, I thought: "Oh, how naïve I am!" I say
"naïve" because I saw that horrible concert from beginning to end. It
had an awful art direction and ended up as a kind of hotchpotch of
different soloists and bands, shot through with technical problems which
forced the organizers to do hackneyed impromptus on several occasions.

When I heard Carcasses' comments (which weren't even heard that clearly,
as the audio problems were an affront to the ears), I didn't for a
moment think he would face any kind of censorship.

I didn't think so not because of what he said, exactly, but because,
naive person that I am, I was actually beginning to buy into this whole
government spiel about the right to freedom of expression, the
invitation to say what one thinks made to Cubans, so as to build a
better future together.

What the hell difference does it make that he said what he did at this
concert? The reaction would have been the same anywhere. In Cuba, there
is no right time or place to criticize the government.

At the concert, at least, a good number of people were listening, and
not outside a meeting, in a hallway somewhere, or at street corner,
between whispered comments, or at a party, in the privacy of someone's
house.

There was nothing spontaneous about the concert either. It is something
of a debt the Cuban government had with their imprisoned agents and
their families. When all is said and done, having placed them in the
line of fire, having tried to collaborate with the FBI (to get in with
the Yanks), was a major blunder.

So many people were unable to maintain any kind of contact with their
relatives for years, only because these relatives lived in the United
States. So much hatred among Cubans was sown for decades on end, only
because some of those Cubans chose to live in the land of the enemy.

And it turns out that, behind the curtains, the government had been
corresponding with its nemesis, even giving away their own agents. That
was probably far more hurtful for the relatives of the Five than what
Roberto Carcasses said or could have said.

As regards Silvio Rodriguez, he's reading the same script he did when
Pablo Milanes made statements in Miami. He's always saying he supports
people's right to say what they think, but he always disapproves of the
time and place in which they do so. Clever way of sitting on the fence.

Thanks to the statements made by the lead singer of Interactivo, this
horrible concert has at least had some impact on Cubans. These
statements have also spared television viewers from having to sit
through a re-airing of the concert as well.

I hope the government will make a show of its benevolence and let
Carcasses buy the car he also asked for.

Source: "My naiveté, Carcasses & the Cuban Five" -
http://www.havanatimes.org/?p=98916

El espía Antonio Guerrero critica a Carcassés y elogia el sistema electoral cubano

El espía Antonio Guerrero critica a Carcassés y elogia el sistema
electoral cubano
DDC | La Habana | 20 Sep 2013 - 9:55 pm.

'Solo quiero dejar claro, en nombre de los Cinco, que nosotros apoyamos
el sistema electoral de nuestro país, que es un ejemplo de participación
democrática del pueblo', dijo el agente preso en EEUU.

El espía Antonio Guerrero expresó su apoyo al sistema electoral de Cuba,
en respuesta a las críticas del jazzista Roberto Carcassés, quien
reclamó la semana pasada elecciones libres durante un concierto oficial,
reporta Notimex.

"Solo quiero dejar claro, en nombre de los Cinco, que nosotros apoyamos
el sistema electoral de nuestro país, que es un ejemplo de participación
democrática del pueblo", dijo.

El mensaje de Guerrero, publicado este viernes en el portal oficial
Cubadebate, aludió al incidente del pasado 12 de septiembre en el
"protestódromo" de La Habana.

Carcassés, líder del proyecto musical Interactivo, exigió elegir por
voto directo al presidente, entre otras demandas, mientras cantaba en un
concierto por la libertad de cuatro espías que todavía siguen presos en
Estados Unidos.

En su mensaje, titulado Escuché el concierto, Guerrero aclaró que la
"intención" de sus líneas era expresar su "agradecimiento, en nombre de
los Cinco, a todos los que organizaron y participaron en ese
extraordinario acto de apoyo a nuestra libertad".

Recordó que Roberto Carcassés "usó esa tribuna, que no es cualquier
tribuna, sino nuestra Tribuna Antimperialista José Martí, para expresar
sus opiniones sobre las elecciones en nuestra patria".

Al improvisar desde la tarima, donde actuaron una treintena de artistas,
Carcassés expresó frases exigiendo "libre acceso a la información para
tener yo, mi propia opinión" y "que se acabe el bloqueo (impuesto por
Washington) y el autobloqueo" de Cuba.

Source: "El espía Antonio Guerrero critica a Carcassés y elogia el
sistema electoral cubano | Diario de Cuba" -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1379687719_5172.html

viernes, 20 de septiembre de 2013

Los espías no son cinco, sino diecisiete

Los espías no son cinco, sino diecisiete
Viernes, Septiembre 20, 2013 | Por Tania Díaz Castro

LA HABANA, Cuba, septiembre, www.cubanet.org -En medio de la indetenible
algarabía del gobierno, pidiendo la libertad de sus cinco espías
favoritos (aunque son cuatro), jamás se menciona a "los otros". Me
refiero a los demás que también espiaron y trabajaron en suelo
norteamericano a favor de la dictadura, y que fueron descubiertos y
condenados a largos años de prisión en Estados Unidos.

El régimen jamás los menciona, parece haberlos olvidado. Como si sólo
los cinco hubieran empeñado sus vidas por una dictadura sin salida, sin
futuro, por más espías que tenga desperdigados por el mundo, todos
financiados a costa del hambre de los cubanos de a pie.

Con la captura de Ana Belén Montes llegó a diecisiete el número de
espías del gobierno cubano, arrestados en Estados Unidos desde
septiembre de 1998.

Pero en Cuba no se menciona a la Montes. Tampoco a Walter Kendall Myers,
ni a su esposa Gwendolyn. Mucho menos al profesor de la Florida
International University, Carlos Álvarez, y a su esposa Elsa, todos
condenados, por espiar a favor de una dictadura enemiga de Estados Unidos.

Me imagino lo que sentirán estos espías abandonados a su suerte al saber
que la mayoría de los cubanos de la Isla ni siquiera ha escuchado sus
nombres en los medios de propaganda. Nada hace por ellos el régimen. No
cuentan en esa historia tenebrosa de ¨Los Cinco¨, gracias a los cuales
se realizó el terrible acto terrorista de derribar dos aviones civiles,
desarmados, y donde fueron asesinados jóvenes inocentes.

Todos estos espías, tanto los cinco como los otros, que gozaban de la
libertad en una democracia verdadera, tendrán suficiente tiempo para
reflexionar sobre lo que han hecho con sus vidas, por una dictadura en
bancarrota, moral y económica.

Si no leyeron bien a José Martí, es por eso que estos espías ignoran que
¨cuando un pueblo emigra, los gobernantes sobran¨; o que ¨la felicidad
general de un pueblo descansa en la independencia individual de sus
habitantes¨; o que ¨es rica una nación cuando cuenta con muchos pequeños
propietarios¨.

¿Es que estos espías pueden considerarse talentos serviles, "un
espectáculo en verdad odioso", como dijo nuestro Apóstol? ¿Es que, al no
poder descubrir que "la tiranía es la misma en sus varias formas, aunque
se vista algunas de ellas de nombres hermosos y de hechos grandes", se
convirtieron en espías del Diablo?

¿Es que creyeron que filmaban románticamente para la historia, que el
espionaje que hacían no estaba relacionado con el fraude, el engaño, con
la deslealtad al país donde viven, y sobre todo, contra un pueblo
hambriento que sufre un atraso de cincuenta años, reprimido, manipulado
por un gobierno perverso e ineficaz?

Nadie se apena hoy porque vivan entre rejas el resto de sus vidas. Ni
siquiera quienes los indujeron.

Source: "Los espías no son cinco, sino diecisiete | Cubanet" -
http://www.cubanet.org/articulos/los-espias-no-son-cinco-sino-diecisiete/

lunes, 16 de septiembre de 2013

Los cinco espías

Los cinco espías
[15-09-2013]
Damaris Moya Portieles
Red Cubana de Comunicadores Comunitarios

(www.miscelaneasdecuba.net).- El día 12 de setiembre en horas de la
tarde, pusimos una pancarta -bien grande- en el patio de mi casa y en la
acera del frente que decía: ¡Abajo los Cinco Espías Terroristas! También
en la calle pintamos letreros de: ¡Abajo Fidel y Raúl Castro!
Los opositores presentes en mi casa, decidieron ponerse una cinta negra
en la cabeza en protesta a la campaña que estaba haciendo la dictadura
de llevar un lazo amarillo como forma de apoyo a la liberación de los
espías.

Alrededor de las 4:00 pm oficiales de la PNR (Policía Nacional
Revolucionaria) cortaron la reja de entrada de la casa con una cizalla y
al ingresar a la propiedad le cayeron a patadas a la puerta hasta que la
rompieron. Entraron a la casa sin presentar documento oficial alguno
para realizar un registro. Tiraron todos los escaparates de ropa al
piso, registrando en las prendas personales, buscaban la memoria de la
cámara fotográfic,a en la que estaban grabados todos los actos
terroristas que han llevado a cabo en mi casa en los días anteriores.

También le rajaron la parte de atrás con cuchillas a los muebles de la
sala, se llevaron todos los libros que estaban en la vivienda, las
pegatinas y los disco de TV Martí.

Mientras transcurría esto, fueron golpeados los opositores Yoel Bravo
López el cual sufrió lesiones en la cabeza que requiere atención médica
y sutura; Luis Enrique Santos Caballero y Yadira Castro Gonzáles que fue
sacada a rastros de la morada con su niño de 4 mases de nacido e
introducida en un auto patrullero. A Natividad Blanco Caballero y a mí
también nos propinaron golpes y nos sacaron arrastradas de la casa. En
mi caso particular, tenía mi niño en brazos, que se aferraba a mi cuello
gritando; y casi todos los golpes lo recibió el menor, que está lleno de
hematomas.

Nos condujeron a la Unidad de Instrucción de la Policía y me encerraron
en un calabozo, pero media hora después fueron introducidas 3 mujeres
policías para que me hicieran una requisa en busca de la memoria de la
cámara y me empezaron a golpear.

Fui puesta en libertad, cerca de las 9 de la mañana del día siguiente.

La casa continuó el día 13 de septiembre rodeada por miembros de la
Seguridad del Estado, de la Policía Nacional Revolucionaria y altos
oficiales de la Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) y una guagua llena
de personas que pertenecen a las turbas paramilitares. Los opositores
que se encontraban en la vivienda, a pesar de estar rodeados, salieron a
la calle y quemaron las cintas amarillas que el día 12 los militares
dejaron colgadas en la cerca de mi vivienda.

Source: "Los cinco espías - Misceláneas de Cuba" -
http://www.miscelaneasdecuba.net/web/Article/Index/52359fa53a682e127cf0d7b9

viernes, 13 de septiembre de 2013

El hombre que acabó con red cubana de espionaje

El hombre que acabó con red cubana de espionaje
Edgerton Ivor Levy fue pieza clave para el desmantelamiento de la mayor
red de espionaje cubano en Estados Unidos en cinco décadas.
Wilfredo Cancio Isla/ Diario Las Américas
septiembre 13, 2013

Edgerton Ivor Levy se ha refugiado en el trabajo, el amor a la familia y
el disfrute de las bondades simples de la vida. El hombre que fue pieza
clave para el desmantelamiento de la mayor red de espionaje cubano en
Estados Unidos en cinco décadas, prefiere estar alejado del acontecer
público y trabaja en silencio para dejar testimonio escrito de su
experiencia como agente de inteligencia enviado por La Habana.

Los cinco agentes.

Gerardo Hernández Nordelo, oficial ilegal, alias Manuel Viramontes,
Daniel Cabrera, Giraldo, Giro. Graduado del Instituto Superior de
Relaciones Internacionales (ISRI) de La Habana. Residía en North Miami
Beach. Condenado a dos cadenas perpetuas más 15 años.

Ramón Labañino Salazar, oficial ilegal, alias Luis Medina, allan,
Johnny, Oso. Graduado de Economía. Residía en Hollywood, Florida.
Condenado a cadena perpetua más 18 años, sentencia que fue reducida a 30
años. Debe quedar en libertad el 30 de octubre de 2024.

Fernando González Llort, oficial ilegal, Rubén Campa, Vicky, Camilo,
Oscar. Graduado del ISRI. Residía en Holywood. Su misión era como
sustituto del jefe de la red y de Labañino cuando viajaban a Cuba.
Residía en Hollywood, Florida. Condenado a 19 años, sentencia reducida a
17 años y nueve meses. Debe quedar en libertad el 27 de febrero del 2014.

Antonio Guerrero Rodríguez, alias Lorient, Roberto González Díaz.
Experto en explosivos y graduado de Ingeniero en construcción de
aeródromos. Residía en Big Oine Key, Florida. Condenado a cadena
perpetua más 10 años, sentencia reducida a 21 años y 10 meses. Debe
quedar en libertad el 18 de septiembre del 2017.

René González Schwerert, alias Castor, Iselín. Piloto e instructor de
vuelo. Residía en el suroeste de Miami-Dade. Sentencia de 15 años.
Liberado con tres años de probatoria el 7 de octubre del 2011. Renunció
a su ciudadanía estadounidense y se quedó a vivir en Cuba en mayo del 2013.


Por estos días acaba de concluir un libro que narra sus vivencias desde
que fue captado y preparado por los servicios de inteligencia castrista
para venir a Miami con la máscara de un desertor que huye con su
familia. Acompañado por su esposa y el hijo de ambos, de 4 años, Levy
llegó a Cayo Hueso el 24 de junio de 1993, en un simulacro de salida
ilegal desde la base de Tropas Especiales en Jaimanitas, al oeste de La
Habana. "Cuando el FBI decidió acabar con la actividad de la red, tenía
una gran incertidumbre en cuanto a cómo iba a ser interpretada nuestra
participación en estos hechos", comentó Levy, de 64 años, en entrevista
con DIARIO LAS AMÉRICAS. "De ahí que en enero de 1999 opté por comenzar
a escribir y dejar aclarado por qué me encontré envuelto en estos
acontecimientos".

La misión encomendada a Levy y su esposa, entrenados como los agentes
Ariel y Laura, de la Dirección de Inteligencia (DI) cubana, era a largo
plazo. Habían recibido entrenamiento técnico y preparación sicológica
para asentarse en el área de Miami, sobrevivir por su propia cuenta y
emprender las tareas de penetración en la comunidad exiliada. Pero el
matrimonio, ambos profesores de la Facultad de Filosofía e Historia de
la Universidad de La Habana, decidió asumir la encomienda como una
oportunidad única para escapar de la isla. Y tras el arribo a Estados
Unidos, buscó de inmediato comunicarse con el FBI para revelar los
verdaderos propósitos de su aparente fuga fantástica a Miami. De manera
que las autoridades estadounidenses tuvieron conocimiento del caso desde
que Levy entró en contacto con el jefe de la Red Avispa, Gerardo
Hernández, a mediados de 1994.

Diez de sus integrantes fueron arrestados en la madrugada del 12 de
septiembre de 1998, mientras al menos seis escaparon a Cuba. La red
estaba integrada por al menos 27 miembros, entre agentes y oficiales
ilegales. Con posterioridad, otros dos agentes fueron arrestados y dos
más terminaron deportados a la isla. Cinco de ellos fueron condenados a
largas sentencias de prisión en el 2001. Levy sostiene que el
responsable por el desmantelamiento, arresto y encausamiento de los
miembros de la red no es otro que Fidel Castro. "Al ordenar Fidel Castro
el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate [en 1996], involucró
a miembros de la Red Avispa en ese crimen y el FBI se vio obligado a
tratar el caso como una actividad criminal… Eso explica la obsesión de
Fidel Castro con este caso y sus promesas de que volverán".

Cuba despliega actualmente una intensa campaña propagandística para la
liberación de los cuatro agentes que permanecen encarcelados en Estados
Unidos, presentándolos como héroes y luchadores antiterroristas. Pero
Levy tiene otra versión sobre lo que constituyó un complejo andamiaje de
penetración en el sur de la Florida. "El verdadero objetivo del
espionaje cubano en Estados Unidos es el trabajo de penetración e
influencia en las esferas de Gobierno, militar, académica, medios de
prensa y organizaciones sociales", manifestó Levy. "Los casos de Ana
Belén Montes, la espía sembrada por Cuba en el Pentágono, y el
matrimonio de Kendall y Gwendolyn Myers, que por 30 años pasaron
secretos del Departamento de Estado a La Habana, prueban del empeño del
régimen en vulnerar la seguridad nacional estadounidense".

Según el exagente, desde que inició sus actividades en el sur de la
Florida, la Red Avispa dirigió sus principales esfuerzos a penetrar el
Comando Sur, mediante la "Operación Surco", que fue una prioridad
planteada por el general de brigada Eduardo Delgado Rodríguez, jefe de
la Dirección de Inteligencia, aún antes de que el Comando Sur se
trasladara para Miami en 1997. A mediados de 1996, el matrimonio de los
agentes Joseph Santos y Amarylis Silveiro -que se declararon culpables y
cooperaron con las autoridades estadounidenses- comenzó la realización
de un levantamiento operativo del área donde se alzarían las
edificaciones del Comando Sur.

Ambos agentes habían sido originalmente preparados para trabajar contra
la Estación Aeronaval de Roosevelt Roads, en Puerto Rico, antes de
recibir instrucciones de reubicarse en Miami. "Las órdenes y la
supervisión correspondían al oficial Hugo Soto", recordó Levy. Soto, que
escapó a Cuba a raíz del desmontaje de la red de espionaje, aparece en
los documentos desclasificados por la fiscalía con los alias de Ricardo
Villarreal, Horacio y Roco. Levy y Soto se conocían de Cuba y se
reencontraron en Miami. Soto había cumplido una misión anterior en
México, donde fundó una agencia de turismo con el apoyo monetario de la
familia de su esposa mexicana. "La agencia de turismo le permitió
trasladarse por América Central para mover armamentos y explosivos",
señaló Levy. "Él me confesó que estuvo vinculado al atentado contra
[Luis] Posada Carriles en Guatemala en 1990, pues trasladó las armas y
se las entregó a quienes realizaron la acción".

Una vez establecido en Estados Unidos, Levy tenía la orientación de
asistir a una reunión el primer y tercer domingos de cada mes en las
afueras de una tienda K-Mart en North Miami. Debía ir con un libro bajo
el brazo y vestido con una gorra, pulóver blanco, jeans y tenis, y
repetir la visita horas después. Cuando ya estaba dudando de que lo
contactarían, en mayo de 1994 se produjo su primer encuentro con Gerardo
Hernández, quien lo abordó con la contraseña acordada en Cuba. "Yo dejé
en Cuba unos yugos que eran un recuerdo de mi padre y él tenía que
entregármelos aquí preguntándome si había perdido algo", relató. Levy
mantuvo relaciones con los oficiales ilegales Gerardo Hernández, Ramón
Labañino, Fernando González, Hugo Soto y alias Remigio Luna. No conoció
personalmente a ningún agente de la red, aunque supo de la actividad que
realizaban algunos de ellos.

En 1997, el oficial Ramón Labañino -quien cumple una condena de 30 años-
asumió la supervisión del trabajo de Levy. Labañino, un especialista en
la penetración de objetivos militares, fue asignado para dirigir la
infiltración en el Comando Sur. Entre 1993 y finales de 1996, se mantuvo
operando contra la base de la fuerza aérea de Mac Dill, en Tampa, donde
se controla y dirige el tráfico aéreo militar de Estados Unidos hacia y
desde el Caribe, Centro y Suramérica. "Labañino era un tipo de
comportamiento violento y un virulento defensor del régimen. Tuvimos
discusiones bien serias en más de una oportunidad y nos amenazaba
constantemente con enviarnos de vuelta a Cuba si no teníamos resultados
operativos", explicó Levy.

Levy fue instruido por Labañino para penetrar el círculo cercano de los
congresistas cubanoamericanos Ileana Ros-Lehtinen y Lincoln Díaz-Balart,
con la tarea de obtener "resultados inmediatos". "La idea era tratar de
llegar a conocer cosas que podían ser utilizadas en contra de los
congresistas, como elementos de su vida personal, para desprestigiarlos
y socavar la importancia de su labor en la comunidad", explicó. Al
preguntársele si estaría a favor de la liberación de los cuatro agentes
que aún siguen presos, respondió: "Cuando me decidí a cruzar el Estrecho
de la Florida, arriesgando la vida de mi esposa y la de mi hijo menor,
sabía a lo que me atenía. Cuando decidí no prestarme a realizar
actividades ilegales en este país, estaba seguro que de haberlo hecho
habría consecuencias. Estamos hablando de personas que no fueron
obligadas a hacer lo que ellos determinaron hacer y por lo tanto, deben
atenerse a sus decisiones", opinó.

Confesó que el peor trauma que le tocó vivir en estos años fue "el
sentimiento de inseguridad de lo que podría acontecer y los riesgos a
que ha estado sometida mi familia". "Es algo que ha prevalecido
siempre", afirmó Levy. "El estrés a que estuvo sometida mi familia fue
desgarrador". La pareja dejó detrás a hijos tres hijos, una hembra y dos
varones, de matrimonios anteriores. "Afortunadamente, hoy día todos
están con nosotros", manifestó con evidente satisfacción. "Ya tenemos
cinco nietos, nacidos en este país de libertad". ¿Cómo te gustaría que
te recuerde la historia? "Como alguien que quiso poner al descubierto
las verdaderas intenciones de Fidel Castro hacia Estados Unidos, en
detrimento del pueblo cubano". ¿Y te imaginas en algún momento
regresando a Cuba? "Realmente no, pero voy a sentir una inmensa alegría
el día que vea renacer una Cuba democrática".

Miembros de la red que cooperaron con Estados Unidos

Alejandro Alonso: Agente Franklyn y 0-5, Residente en Miami. Misión:
Infiltrarse en bases militares y organizaciones de exiliados como el
Movimiento Democracia. Sentenciado a siete años.


Esposos Linda y Nilo Rodríguez: Alias Los Juniors, agentes Judith y
Manolo. Residentes en Miami. Misión: espiar la Base Aérea de Homestead y
la Base de la 82 División de Infantería Aerotransportada en Fort Bragg,
Carolina del Norte. Sentenciados a siete años cada uno.


Esposos Joseph y Amarylis Santos: Agentes Julia y Mario. Residentes en
Miami. Misión: penetrar las redes de computación del Comando Sur.
Sentenciados a cuatro años (Joseph) y tres años y seis meses (Amarylis).


Esposos George y Marisol Gari: Agentes Luis y Margot. Residentes en
Florida. Misión: observación de la Base Aérea de MacDill (Tampa) e
interceptación de correspondencia de cubanoamericanos fichados por la
inteligencia cubana, valiéndose de que Marisol era empleada del Servicio
Postal en el Aeropuerto de Miami. Sentenciados a siete años (George) y
tres años y seis meses (Marisol).

Source: "El hombre que acabó con red cubana de espionaje" -
http://www.martinoticias.com/content/article/27423.html

El régimen ata el país con lazos amarillos para pedir la liberación de los cuatro espías

El régimen ata el país con lazos amarillos para pedir la liberación de los cuatro espías
AGENCIAS | La Habana | 12 Sep 2013 - 8:35 pm.

'El simbolismo de las cintas amarillas tiene un impacto fuerte en la
psique del norteamericano', dijo el exagente René González.

Cientos de personas, movilizadas por el régimen, marcharon este jueves
hasta la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana, como parte
de una jornada de "cintas amarillas" para pedir la libertad de los
cuatro espías que permanecen presos en Estados Unidos.

René González, uno de los cinco agentes condenados por espionaje en 2001
y el único que ya está en libertad en Cuba, encabezó la manifestación
que partió de la sede de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba
(Uneac) y finalizó frente al edificio de la SINA, reportó EFE.

Muchos de los manifestantes portaban lazos amarillos, elegidos como
símbolo de la jornada porque en EEUU se usan para marcar que hay
personas lejos del hogar a las que se extraña y se espera.

González y sus familiares colocaron cintas amarillas en las astas de
cinco banderas cubanas que se encuentran en el "Monte de las Banderas de
la Tribuna Antiimperialista José Martí", conocido popularmente como el
"protestódromo".

"El simbolismo de las cintas amarillas tiene un impacto fuerte en la
psique del norteamericano. Es un mensaje (...) de amor, que apela a los
sentimientos", dijo a los periodistas González, quien cumplió 13 de los
15 años de prisión a los que fue condenado.

En 2011 pasó a un régimen de libertad supervisada en Florida y en mayor
pasado obtuvo permiso para quedarse en Cuba, con la condición de
renunciar a su ciudadanía estadounidense.

"Para mí esto significa un punto de partida para seguir luchando hasta
que regresen", añadió González, de 57 años.

La marcha de este jueves ha sido una de las principales actividades de
la campaña que recuerda el decimoquinto aniversario del arresto de los
agentes.

Source: "El régimen ata el país con lazos amarillos para pedir la
liberación de los cuatro espías | Diario de Cuba" -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1379010926_5035.html

jueves, 12 de septiembre de 2013

Espías, demagogia y cintas amarillas

Espías, Los Cinco

Espías, demagogia y cintas amarillas
Hablar de Los Cinco para no hablar de bajos salarios o derrumbes
Eugenio Yáñez, Miami | 12/09/2013 9:20 am

La última pirueta propagandística del régimen y sus jenízaros en el
extranjero sobre los espías de la Red Avispa condenados en EEUU, que
presentan como "héroes antiterroristas", ha sido un llamado a portar
cintas amarillas para reclamar su liberación.
Como los cubanos no tienen cintas amarillas -ni de ningún color- el
gobierno las suministra, porque los reclamos son parte de un enorme
circo con el que se pretende que se olviden escasez de alimentos, bajos
salarios, doble moneda, epidemias, falta de viviendas, transporte que no
aparece, pérdida de valores morales, fraude, corrupción, y golpizas a
opositores.
¿Cómo puede quejarse el régimen de la doble moral de los ciudadanos y de
que no sean honestos, si miente al llamar a sus espías luchadores
antiterroristas. Intentar penetrar instalaciones militares como el
Comando Sur y bases aéreas y navales no es espionaje, sino
antiterrorismo, solamente en el país de las maravillas de Alicia o en la
propaganda elaborada en el Macondo tropical de la finca de los hermanos
Castro, llamada también República de Cuba.
Por mucho menos que los espías de la Red Avispa, y en ningún caso por
actividades violentas ni comparables en intención, acción o resultados
con la de los espías, 75 cubanos fueron encarcelados durante la
Primavera Negra de 2003, tras juicios sumarísimos sin garantías, que
duraban pocas horas, donde fueron condenados a penas de hasta 28 años de
prisión por "delitos" tales como tener un equipo de fax o una cámara
fotográfica común en su casa. Esa es la justicia del castrismo.
¿Qué moral tiene para reclamar la libertad de sus espías capturados,
confesos y convictos, el gobierno que durante más de medio siglo ha
encarcelado injustamente a miles y miles de cubanos en las peores
condiciones penitenciarias? ¿Qué moral para pretender que un país viole
sus propias leyes por complacer a un gobierno extranjero que siempre se
ha empeñado en hacer el mayor daño posible a Estados Unidos? ¿Qué moral
para quejarse de las condiciones carcelarias de sus espías? Si parecen
estar en hoteles de cinco estrellas cuando se compara con las prisiones
cubanas donde purgan condenas los prisioneros de conciencia del
castrismo. El primer espía que cumplía condena, todavía en libertad
condicional, recibió dos permisos de las autoridades norteamericanas
para visitar Cuba por asuntos familiares. Nunca La Habana ha concedido
tal privilegio a nadie.
La batalla que el régimen pretende ganar en el plano emocional con
demagogia, o con cansinas reiteraciones sobre supuestas arbitrariedades
legales, y que siempre encuentran acólitos en el resto del mundo para
repetirlas y mantener activa la cantaleta, no tiene futuro práctico,
pero se utiliza para entretener a los cubanos de la Isla y desviar su
atención de acuciantes problemas que les afectan diariamente, para los
cuales el gobierno no tiene soluciones.
Es cuestión de realpolitik. En las relaciones entre países, en todo
momento y en todas partes, no hay que tener razón -aunque el régimen
tampoco la tiene en este caso- sino capacidad para lograr resultados.
Para exigir algo a un país es necesario contar con fuerza suficiente
para que el otro tenga que ceder, o de lo contrario ofrecerle algo a
cambio para que conceda lo que se pide. Un quid pro quo, aunque los
guerreros de la brigada castrista digital que entrarán a comentar no
sepan el significado de esa frase.
La Habana ni tiene fuerza para obligar a Washington a complacerle, ni
ofrece nada atractivo para los objetivos americanos. Intentó negociar
prisioneros de la Primavera Negra por sus espías, sin resultado. Después
detuvo y condenó injustamente a quince años de prisión al norteamericano
Alan P Gross para negociarlo, también sin resultados.
El régimen no logrará sus caprichos con demagogia, escándalo, canciones
y cintas amarillas. Lo que gasta en propaganda y demagogia en este tema
podría destinarlo, por ejemplo, para importar leche en polvo. Porque los
niños cubanos, aunque cumplan siete años, tienen derecho a tomar leche,
como los espías presos en Estados Unidos.
Si de verdad al régimen le interesa negociar a sus espías, por las
calles de Cuba pasean tranquilamente decenas de delincuentes
norteamericanos reclamados por la justicia de Estados Unidos, no por
motivos políticos ni por "antiimperialistas", sino por hechos de sangre
y delitos comunes condenables en cualquier lugar del mundo. Podrían ser
una oferta interesante a negociar con Estados Unidos alrededor del tema
de los cinco espías, (que ya son cuatro en estos momentos).
Sin embargo, es difícil que veamos eso. Los espías le convienen más al
régimen en cárceles de Estados Unidos que en la calle. Y como hay
condenas largas, el gobierno cubano supone que tendrá asegurada
propaganda y demagogia por mucho tiempo.
Aunque, en realidad, no sería de extrañar que la dictadura termine antes
que los espías cumplan sus condenas. Porque en un caso existen hasta dos
de cadena perpetua.
Y por muy optimistas que sean los Castro y su camarilla, no creerán ser
inmortales.

Source: "Espías, demagogia y cintas amarillas - Artículos - Cuba - Cuba
Encuentro" -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/espias-demagogia-y-cintas-amarillas-302384

Los Cinco: 15 años de amalgama

Los Cinco, Espías

Los Cinco: 15 años de amalgama
Para ser espía basta con estar al acecho a favor de nación extranjera.
La sanción por ello es harina de otro costal
Miguel Fernández-Díaz, Broward | 11/09/2013 10:08 am

Hay que quitarse el sombrero ante Los Cinco. No se rajaron bajo la
presión de la fiscalía, prefirieron arrostrar penas completas de cárcel
y siguen aferrados a sus ideales. Sólo que su heroísmo se defiende con
la amalgama i(deo)lógica de que no se infiltraron en EEUU para espiar y
acabaron siendo víctimas en juicio de una conspiración tejida por
Washington con la prensa hispana de Miami.
También la fiscalía hizo amalgama con sendos cargos de conspiración para
espiar y asesinar. Este último —por el derribo de las avionetas de
Hermanos al Rescate (HAR)— merecía juicio separado, ya que se imputó
sólo a Gerardo Hernández Nordelo (Giro), jefe de la Red Avispa, y al
menos debió precaverse que las pasiones irrefrenables de su caso
particular se desbordaran sobre los demás.
El último reducto
La defensa ha terminado alegando que la Oficina de Transmisiones a Cuba
(OTC) "contrató deliberadamente y pagó de manera secreta a
propagandistas comprometidos a influir sobre el jurado," aunque los
defensores ni siquiera saben cuáles de los jurados [tres anglos, tres
afros, cinco hispanos —ninguno de origen cubano— y uno de ascendencia
filipina] leían los periódicos, oían la radio o veían la televisión de
Miami en español.
Simplemente aislaron un segmento —desde el arresto (1998) hasta la
condena (2001) de Los Cinco— en el continuum histórico de la prensa de
Miami para amalgamar los pagos a colaboradores de Radio y TV Martí,
adscrita a OTC, con los artículos que esos colaboradores publicaban en
los medios donde estaban emplantillados. Este ademán defensivo presupone
el absurdo de que OTC instruyó o sugirió a Radio y TV Martí no pagar por
las colaboraciones en sí —que entre 1998 y 2001 se dirigían sólo a Cuba,
bajo prohibición legal de no difundirlas en Miami u otro territorio de
EEUU— sino por los trabajos que los colaboradores pergeñaran en sus
propios medios con ánimo de ejercer influencia sobre el juicio.
A sabiendas de que las colaboraciones de periodistas de Miami con Radio
y TV Martí datan desde que una y otra salieron al aire, en 1985 y 1990,
la defensa trama que vinieron a descubrirse por el reportaje de Oscar
Corral "10 Miami Journalists Take U.S. Pay," (The Miami Herald, 8 de
septiembre de 2006).
Desde mucho antes andaban en coplas e incluso El Nuevo Herald publicaba
que periodistas de su plantilla fija colaboraban con Radio y TV Martí.
Así lo descubrió de verdad la investigadora Kirsten Lundberg (When the
Story is Us, Universidad de Columbia, 2010). Y nada tienen de secreto
pagos que constan tanto en las nóminas de Radio y TV Martí, como en las
cuentas bancarias y declaraciones de impuestos de los colaboradores, tal
y como sucede con cualesquiera otros ingresos legales.
La defensa vino por camino trillado al solicitar cambio de sede y
aportar encuesta sociológica del Dr. Gary Moran sobre Miami-Dade como
condado hostil para el enjuiciamiento imparcial de Los Cinco. Así mismo
lo hizo —con Moran y todo— el abogado James McMaster hacia 1982 en
defensa del agente castrista Fernando Fuentes-Coba, pero igual solicitud
había presentado en 1968 Melvyn Greenspahn, defensor del anticastrista
Orlando Bosch, porque la prensa de Miami lo juzgaba de antemano como
cabecilla del grupo terrorista Poder Cubano.
Los jueces federales James Kehoe y William Merthens, respectivamente,
rehusaron mudar la sede con el mismo argumento de la jueza Joan A.
Lenard en el caso de Los Cinco: las malas influencias se contrarrestan
con la selección de jurados inmunes a ellas. Sólo que para prevenir
contra la mera "probabilidad de injusticia" (In re Murchison, 1955) y
bloquear la defensa cantada de sede judicial maldita, Los Cinco debieron
ser enjuiciados fuera de Miami-Dade.
Antes de que la defensa solicitara trasladar el juicio al condado
limítrofe de Broward, la fiscalía pudo darse el lujo de pedirlo en
condado más alejado y con jurados sin ascendencia hispana que no
supieran español ni leyeran, oyeran ni vieran la prensa en inglés de
Miami. Pudo y debió darse tal lujo porque desde siempre tuvo un caso de
espionaje prima facie, esto es: "con pruebas acusatorias suficientes
para barrer con la defensa" (Hernández v. Nueva York, 1991).
Ser o no ser espía
A poco de caer diez miembros de la Red Avispa el 12 de septiembre de
1998 en redada del FBI, Fidel Castro preparó la amalgama de que
infiltraba agentes en EEUU para buscar "exclusivamente información sobre
las actividades terroristas contra Cuba. [No] nos interesa ningún
informe sobre su dispositivo militar [ni] enviar espías a ninguna base
militar" (CNN, 19 de octubre de 1998).
No hacen falta más pruebas en contrario que los mensajes entre la
Dirección de Inteligencia y la Red Avispa. El FBI descifró las órdenes
precisas de la DI y los ademanes concretos de la red para penetrar el
Comando Sur (Miami) y las bases de Boca Chica (Cayo Hueso) y MacDill
(Tampa).
Un mensaje de la DI comunicó a Giro que "la Oficina Central decidió que
el Comando Sur, que pronto estará ubicado en Miami, deberá ser asignado
a un grupo de camaradas: Mario [Joseph Santos], Julia [Amarylis
Silverio], Gabriel [?] y Lorient [Antonio Guerrero], bajo la dirección
del camarada Allan [Ramón Labañino]." En otro mensaje la DI ordenó a
Lorient, quien ya había conseguido empleo en Boca Chica, "continuar con
la obtención de información militar, (…) buscar nuevas relaciones y
hacer más estrechas las que ya posee, con el objetivo de lograr una
penetración más amplia."
Lorient informó a Giro que había trabado amistad con un tal Brian, "hijo
de un militar que es jefe en la terminal naval de la base aérea de
Guantánamo (…) Debido a los lazos militares de esta relación,
continuaremos desarrollándola (…) Va a empezar su servicio militar en la
Fuerza Aérea [en] Texas, pero no sé a qué base. [S]eguramente nos dará
importante información en el futuro."
No importa que la red nunca obtuviera información militar clasificada ni
dañara ni pusiera en peligro la seguridad nacional de EEUU. Es cosa de
manual viejo que conspirar no atañe al resultado, sino al acuerdo y la
intención ("Developments in the Law: Criminal Conspiracy," Harvard Law
Review, Vol. 72, No. 5, marzo de 1959, página 922). Ni siquiera viene al
cuento que nunca hubo intención de dañar a EEUU, porque la conspiración
para espiar se define en disyuntiva: "to the injury of the United States
or to the advantage of a foreign nation" (18 U.S.C. § 794).
Así que para ser espía basta con estar al acecho a favor de nación
extranjera. La sanción por ello es harina de otro costal. Hasta el
veterano de la CIA Howard Hunt (1918-2007) estimaba que no tenía sentido
gastar dinero de los contribuyentes en la penitencia de Los Cinco y era
mucho mejor canjearlos por presos en Cuba.
La prensa y la defensa
Es irónico que el Comité Nacional (EEUU) por la Libertad de Los Cinco
refiera "los explosivos artículos que aparecieron publicados en los
medios de Miami, acusando al gobierno de Cuba de asesinato." Así, la
prensa de Miami habría dado pie a la mejor defensa de Giro: que como
simple oficial ilegal de la DI en EEUU, obligado a cumplir órdenes de
llevaitrae, no debía ser culpable vicario de una decisión tomada por el
gobierno de Cuba y ejecutada por su fuerza aérea.
La cadena perpetua que arrastra Giro por el derribo de las avionetas de
HAR no trae su causa eficiente de que la prensa de Miami envenenó a los
jurados, sino más bien de que su abogado, Paul McKenna, no vino a
defenderlo de la conspiración, sino a defender al gobierno cubano de
asesinato.
McKenna sabía perfectamente —porque es cosa de manual viejo— que las
claves jurídicas de toda conspiración son el acuerdo y la intención. El
precedente judicial Ingram v. EEUU (1959) autorizaba para sembrar la
duda razonable de que Giro no había tenido intención ni llegado a ningún
acuerdo para asesinar a nadie. Sin embargo, McKenna desplegó su defensa
sobre la base de que aquel derribo tan alevoso fue un acto soberano del
Estado cubano dentro de su territorio y, por tanto, fuera de la
competencia de los tribunales de EEUU.
No en balde a McKenna se le iría, ya en las conclusiones, que había sido
una locura dedicar "dos tercios" del juicio a determinar dónde habían
caído las avionetas, porque esta circunstancia era irrelevante para
defender a Giro, quien precisaba abroquelarse con su íntima convicción
de que Cuba procedería contra HAR lícitamente, porque de lo contrario se
expondría a la represalia de EEUU.
Tampoco la prensa de Miami detonó la acusación de asesinato contra el
gobierno cubano. El 25 de junio de 1996, el Congreso de EEUU pasó como
ley su "condena del ataque de Cuba a aeronaves de EEUU", que reza: "El
uso de fuerza letal, fue absolutamente inapropiada a la situación que se
le presentó al Gobierno cubano y constituye una flagrante y brutal
violación del Derecho Internacional, equivalente al asesinato a sangre
fría" (22 USC § 6046).
En contra esta ley de EEUU, y en el mismo distrito judicial (Sur de la
Florida) donde ya se había juzgado el derribo como asesinato, para
indemnizar a las familias de los ciudadanos americanos muertos
(Alejandre v. Republic of Cuba, 1997), McKenna se jugó la suerte de Giro
a que los jurados se tragaran que las avionetas de HAR fueron derribadas
en territorio cubano y que el Gobierno de Cuba había actuado
impecablemente tumbando a cohetazos dos Cessna frágiles y desarmadas,
por considerarlas aeronaves "militares".
McKenna contrarió también la resolución (1996) de la Organización
Internacional de la Aviación Civil (OIAC) y las pruebas de que habían
sido derribadas sobre aguas internacionales: los radares de EEUU con
registro en memoria electrónica, el crucero noruego Majestic of the Sea
y el barco pesquero Tri-Liner.
A tal efecto McKenna trajo como perito al coronel retirado George
Buchner (Fuerza Aérea de EEUU), quien se apeó con unas coordenadas
registradas a mano alzada en una estación cubana de radares soviéticos y
facilitadas por un tal "coronel Capote". Resulta que estas coordenadas
discrepaban hasta en 10 millas náuticas de aquellas que las propias
autoridades cubanas habían facilitado a la OIAC en 1996. Buchner mostró
de paso una foto del MiG 29 interceptor, que lucía en el fuselaje dos
estrellas rojas por "victoria en combate".
Los jurados escucharon el "parte de guerra" del piloto: "¡Le dimos,
cojones, le dimos! (…) ¡Patria o Muerte, cojones, la otra abajo
también!" Rui Ferreira (El Nuevo Herald) reportó que "una monja se
bendijo y comenzó a sollozar". Esta monja y la grabación, Buchner y sus
coordenadas, pero sobre todo McKenna y su defensa quijotesca influyeron
más sobre el jurado que todos los medios de prensa de Miami juntos.
Coda
En su discurso de proclamación del Día de las Víctimas del Terrorismo de
Estado, el 6 de octubre de 2010, Raúl Castro incluyó este reproche:
"Hemos brindado oportunamente al Gobierno de los Estados Unidos
abundante información sobre actos terroristas cometidos contra Cuba. El
caso más conocido se produjo en los años 1997 y 1998, cuando entregamos
al FBI copiosa evidencia (…) Como única respuesta, el FBI en Miami (…)
concentró todas sus fuerzas en perseguir y enjuiciar a nuestros
compatriotas". ¿Por qué Cuba no pidió inmunidad para ellos al momento de
entregar la información?
El agente del FBI Oscar Montoto contó que, durante el traslado a la
cárcel federal, Giro había lamentado la muerte de los cuatro miembros de
HAR, pero culpado a su líder, José Basulto, como único responsable y aun
comentado que EEUU debió tumbar las avionetas antes que Cuba. Al llegar
a la prisión, el exjefe de la Red Avispa preguntó: ¿Cuál de nosotros la
cagó? Montoto no respondió, pero tal parece que fueron todos.

Source: "Los Cinco: 15 años de amalgama - Artículos - Cuba - Cuba
Encuentro" -
http://www.cubaencuentro.com/cuba/articulos/los-cinco-15-anos-de-amalgama-302200

martes, 10 de septiembre de 2013

“Misa robada” Cintas amarillas por los cuatro espías

"Misa robada": Cintas amarillas por los cuatro espías
Lunes, Septiembre 9, 2013 | Por Leonel Alberto P. Belette

La Habana, Cuba. Leonel Alberto Pérez Belette, septiembre de 2013 – En
ocasión del día de la Caridad del Cobre, más de una docena de Damas de
Blanco, acompañadas por algunos opositores, hicieron una parada junto a
la Basílica Menor, consagrada a la patrona de Cuba, para pedir por los
presos políticos que permanecen en las mazmorras del régimen y demandar
a las autoridades el respeto por los Derechos Humanos.

Cercadas por abundante acoso policial y agrupaciones paramilitares, la
líder Berta Soler habló públicamente en nombre de la organización
pacífica; luego las activistas se retiraron.

Las Damas peregrinaron en silencio junto a la imagen de la Virgen de La
Caridad del Cobre en procesión, pero no ingresaron al Templo, ni se
entrometieron en el acto religioso; las declaraciones fueron hechas en
la calle lateral, una vez terminada la procesión y al margen de la
homilía ofrecida dentro de la iglesia por el Cardenal Jaime Ortega
Alamino, quien presidiera la liturgia en compañía del cura párroco
Roberto Betancourt y el prelado jesuita Juan de Dios, Obispo Auxiliar de
la Arquidiócesis.

Este año la tradicional peregrinación masiva, por las calles de Centro
Habana, fue menos concurrida que en ocasiones anteriores, porque algunas
parroquias metropolitanas programaran sus propias ceremonias en el mismo
horario; sumado a que la televisión transmitió el culto, desde el
Santuario del del Cobre, de la oriental provincia Santiago de Cuba.

Virgen de La Caridad del Cobre, Ochún (dentro de las religiones
afrocubanas), o Cachita, para el cubano amoroso, es la advocación de la
Virgen María para los criollos desde hace 400 años, cuando afirmaron
encontrarla –aproximadamente entre 1612-1613– flotando en aguas de la
costa norte de la oriental Bahía de Nipe. Fue proclamada Patrona de Cuba
en 1916, por el Papa Benedicto XV, a petición de veteranos de nuestras
luchas independentistas de la metrópoli española.

El gobierno aprovechó que la multitud suele vestirse de amarillo, el 8
de setiembre –color de los vestidos de la virgen– para exhortar a sus
partidarios a usar cintas amarillas en honor de los cuatro espías que
permanecen presos en Estados Unidos, viejo recurso que en las religiones
afrocubanas se conoce como "Misa Robada".

En esta oportunidad las autoridades eclesiásticas de la Isla no se han
pronunciado por la liberación del ciudadano americano, de origen hebreo,
Alan P. Gross; quien se encuentra en penoso estado de salud en las
mazmorras del régimen por el delito de facilitar el acceso a Internet a
la pequeña comunidad judía de la Isla; al igual que la de otros
activistas políticos en condiciones precarias similares como Raúl
Rodríguez Soto.

Source: ""Misa robada": Cintas amarillas por los cuatro espías |
Cubanet" - http://www.cubanet.org/?p=49339

Cintas amarillas. El error del espía

Cintas amarillas. El error del espía
Martes, Septiembre 10, 2013 | Por José Hugo Fernández

LA HABANA, Cuba, septiembre, www.cubanet.org - Es evidente que el espía
René González conoce mejor las tradiciones de Estados Unidos que las de
Cuba. Y además, parece haber olvidado aquella premisa del catecismo
fidelista, según el cual hay que rechazar a toda costa las influencias
del Enemigo, ya que pueden ser muy perniciosas. Su iniciativa de aplicar
aquí el uso de la cinta amarilla, hermosa tradición con la que el pueblo
estadounidense clama por el regreso de sus familiares ausentes, en
guerras o en cárceles, contrae algunos inconvenientes cuando es
injertada en nuestras costumbres.

El proyecto en cuestión, destinado a galvanizar el show por el reclamo
del regreso a Cuba de los cuatro espías del régimen, presos en Estados
Unidos, no está a salvo ni aun cuando René haya escogido para su
aplicación el 8 de septiembre, día de Ochún, la tan bien amada, linda y
cascabelera deidad del Olimpo afrocubano, que aunque tiene el color
amarillo entre sus atributos, todos conocemos que no es, en modo alguno,
patrona de los espías, y que entre las putas y los cínicos y
manipuladores, siempre ha preferido proteger a las primeras, no
solamente por su condición de perdedoras crónicas. También por su
gracia, por su desenfado y, sobre todo, por la transparencia de sus actos.

Por lo demás, el uso de cintas amarillas como propaganda para propiciar
el indulto de los espías, puede reportarle al régimen más trastornos que
satisfacciones.

Por ejemplo, cintas de ese color son usadas por la policía cubana para
aislar las escenas de los crímenes. Por lo cual sería fácil que a mucha
de la gente que se le entreguen cintas amarillas, a propósito de este
show, quiera colgarlas en la costa norte, como un modo simbólico de
aislar la zona del mar que sirvió de escena a la masacre del avión de
Hermanos al Rescate, uno de los crímenes facilitados por la red de
espionaje a la que pertenecían los llamados Cinco Héroes.

Un amarillo, para los cubanos, es un cobarde o un flojo. El concepto
arraiga como vieja tradición beisbolera, que se aplica en los casos de
los lanzadores o los bateadores, o hasta de los equipos, a los que en
momentos de clímax, donde se deciden los partidos, les tiemblan las
piernas y pierden pudiendo ganar.

Amarilla es la calabaza, hembra y frágil, para su desgracia, en un país
de rancia tradición machista. Así que representa la flojera entre los
hombres. También es ofrendada como "alcancía" a determinadas deidades de
la santería, para fines muy específicos, entre los que no resulta
posible identificar la más lejana relación con el espionaje. El amarillo
y el verde son colores que identifican a Orula, otra divinidad
afrocubana, que se sincretiza con San Francisco de Asís, nadie menos,
todo bondad, ajeno al sucio comportamiento de los espías.

Son apenas unos pocos, no los únicos, ni los peores inconvenientes con
que puede tropezar el proyecto de René González, manipulación más bien
burda y chata, además de torpemente traída, de esa costumbre que arraigó
en Estados Unidos a partir de la ausencia de sus soldados en guerras,
con una antigua canción popular como leitmotiv, "Ata una cinta amarilla
al viejo roble", la cual afirma que esa cinta permanecerá atada al árbol
hasta el día en que regrese el ausente.

Por cierto, hasta un coro de oprobio han organizado aquí a la carrera
para que grabase la canción de marras, versionada al español. Y es otro
error del espía, quien no cayó en cuenta que para el pueblo cubano su
campaña no tiene la misma significación que para los tontos útiles y los
cómplices del exterior. Así que es probable que cuando nuestra gente
oiga a Silvio Rodríguez y a Amaury Pérez, entre otros amanuenses,
cantando en coro: "Una sencilla cinta amarilla, todo lo que necesito
para ser libre", quizá piensen que éstos se pasaron a la oposición.

De hecho, el 12 de septiembre las Damas de Blanco y todo el disidente
que lo desee, tendrán, por vez primera, patente de corso para salir a
las calles exigiendo libertad para los cubanos. Bastará con que lleven
una cinta amarilla, a la vez que entonan en voz alta: "Una sencilla
cinta amarilla, todo lo que necesito hoy para ser libre". Y si la
policía intenta apalearlas de nuevo, sólo tendrán que decirle que están
respondiendo a la campaña organizada por René González.

Con todo, el principal error del espía, y el que más fácilmente puede
provocar que le salga el tiro por la culata, es pretender, desde el
interior de Cuba, nada menos, presentar como víctimas a 4 colegas que no
sólo son realmente victimarios, sino que constituyen una aguja en el
pajar cuando se cuentan las miles de miles de víctimas del fidelismo,
desaparecidos para siempre en el vientre de los tiburones, o masacrados
por las torpederas del régimen mientras trataban de huir en busca de
nuevos horizontes. Cuando se cuentan los miles de infelices reclutas que
jamás regresaron de guerras ajenas, o los cientos de fusilados y de
muertos en las cárceles, o desterrados a la cañona, o los cientos de
miles de suicidios, exilios y enajenantes insilios ocasionados por la
dictadura castrista.

Pensándolo mejor, no estará mal del todo que el próximo 12 de septiembre
nuestra gente pueda exhibir, al fin sin miedo, una cinta simbólica para
apostar, secreta y calladamente, cada cual por el regreso de aquellos
ausentes que más extraña.

Source: "Cintas amarillas. El error del espía | Cubanet" -
http://www.cubanet.org/articulos/cintas-amarillas-el-error-del-espia/