miércoles, 11 de enero de 2012

Espía cubano tiene acceso a e-mail, información y deportes en su cárcel de EE UU

Política

Espía cubano tiene acceso a e-mail, información y deportes en su cárcel
de EE UU
Agencias
La Habana 11-01-2012 - 11:26 am.

Uno de los cinco agentes cubanos detenidos en Estados Unidos en 1998
bajo cargos de espionaje, relató al portal oficial en internet
Cubadebate que cambia frecuentemente de rutina en la prisión para
enfrentar la "monotonía" y que hace deporte para mantener en forma el
cuerpo y la mente, reportó la AFP.

"Mi día en estos lares universales, transcurre entre cartas, lecturas
(de libros, informaciones, revistas), respuestas a ellas, tanto en
misivas como en e-mail, y en las tardes siempre algún deporte: pesas o
constructivos, caminatas, handball", dijo el agente Ramón Labañino.

"Trato siempre de romper la monotonía irreflexiva que imponen
circunstancias tan particulares, por ello, a cada rato, cambio
bruscamente de actividades, de horarios, hábitos. Es como refrescarme
interna y externamente, es un mecanismo de pelea diaria contra los años
y los desgastes", añadió el espía, un economista de 48 años.

La Habana suele quejarse del trato que reciben sus agentes en las
cárceles estadounidenses en que se encuentran.

Labañino, quien cumple una sentencia de 30 años en la prisión de Jesup,
Georgia (sureste), relató que en las noches dedica el tiempo "a oír
radio, ver noticias, y a reorganizarme para el día siguiente".

"Una o dos veces por año, recibo visitas de algún familiar, de amigos
buenos", contó el agente, casado con Elizabeth Palmeiro y padre de tres
hijas.

Los cinco cubanos fueron detenidos en 1998 y en 2001 recibieron largas
condenas. Labañino fue sentenciado a cadena perpetua más 18 años de
prisión, pero en una apelación en 2009 la pena fue rebajada a 30 años.

Los otros agentes cubanos son Gerardo Hernández (dos cadenas perpetuas
más 15 años), Antonio Guerrero (21 años y 10 meses), Fernando González
(17 años y nueve meses) y René González, liberado en octubre tras
cumplir su condena de 13 años, pero que debe permanecer tres años en
libertad vigilada en Estados Unidos.

Amnistía Internacional ha considerado que los agentes cubanos carecieron
de un "debido proceso" en Estados Unidos.

Fueron condenados por actuar como agentes extranjeros encubiertos,
infiltrar grupos del exilio cubano en Florida e intentar penetrar bases
militares estadounidenses, entre otros cargos. En el caso de Gerardo
Hernández, se le acusó además de vinculación con el derribo de dos
avionetas de Hermanos al Rescate por parte de aviones del Ejército
cubano en 1996, hecho en el que murieron cuatro pilotos.

http://www.diariodecuba.com/cuba/9034-espia-cubano-tiene-acceso-e-mail-informacion-y-deportes-en-su-carcel-de-ee-uu

La Habana protesta por editorial de “The Washington Post”

Red Avispa, Alan Gross

La Habana protesta por editorial de "The Washington Post"

El editorial del diario estadounidense señala que la Casa Blanca hace
bien al negarse a considerar el intercambio de Gross por los cinco
espías de la Red Avispa, pues no hay comparación alguna entre el trabajo
humanitario del contratista y los actos de espionaje de los agentes cubanos

Redacción CE, Madrid | 11/01/2012

La Sección de Intereses de Cuba en Washington protestó este martes por
un editorial del diario The Washington Post que, según el Gobierno de La
Habana, "tergiversa hechos relacionados con Cuba", como la sanción
contra Alan Gross y el caso de los agentes cubanos detenidos en EEUU en
1998 bajo cargos de espionaje, informaron medios de prensa de la Isla.

Según el comunicado de la sede diplomática cubana, el diario
estadounidense publicó una columna editorial del pasado 31 de diciembre,
donde "cuestionó la sanción impuesta al ciudadano estadounidense Alan
Gross, condenado por violar las leyes de la Isla".

La Habana subraya que Gross "no fue juzgado y condenado por una supuesta
'labor humanitaria' asociada a ayudar a la comunidad judía en Cuba a
conectarse a Internet", pues "las sinagogas tenían acceso a la red mucho
antes de su llegada", explica la sede diplomática en una carta.

Agrega que "El señor Gross violó las leyes cubanas y se dedicaba a
actividades encubiertas, pues el gobierno de Estados Unidos lo contrató
para desarrollar programas federales que atentaban contra el orden
constitucional de nuestro país".

El comunicado criticó además el editorial pues, según indica la Sección
de Intereses cubana en Washington, "se intenta justificar el injusto
castigo aplicado contra los Cinco", como denominan en medios
oficialistas a los espías cubanos condenados en EEUU, y "desestima el
apoyo mundial con la causa de esos cubanos, cuatro de los cuales
enfrentan injustas condenas, mientras René, el primero en cumplir la
pena, deberá permanecer en territorio norteño otros tres años bajo
libertad supervisada".

Calificar "como espías que se infiltraron en instalaciones militares del
sur de la Florida", resulta "engañoso", añade.

Según La Habana, "ellos solo controlaban la actividad de grupos
extremistas de origen cubano en Nueva Jersey y Florida, tratando de
anticiparse a sus acciones terroristas y reunir pruebas sobre posibles
ataques en el propio territorio de EEUU".

Gracias a los agentes, "Cuba compartió con el Buró Federal de
Investigaciones (FBI) durante la administración del ex presidente
William Clinton decenas de cintas de videos y amplios detalles sobre la
campaña de terror que planificaban y trataban de ejecutar esos
individuos", señala.

El comunicado exhorta a The Washington Post a "tener en cuenta los
argumentos expuestos para lograr un acercamiento a estos temas".

Por su parte, el editorial del rotativo estadounidense titulado "Cuba
debe liberar a Alan Gross" indica que el contratista estadounidense
detenido en La Habana desde diciembre del 2009, está acusado de atentar
contra la seguridad nacional de Cuba, si bien solo estaba ayudando a la
pequeña comunidad judía comunicarse a la Internet.

Sin embargo, señala el editorial, en Cuba, ayudar a personas comunicarse
libremente puede ser un crimen.

Añade que la Casa Blanca hace bien al negarse a considerar el
intercambio de Gross por los cinco espías de la Red Avispa, condenados
en Estados Unidos.

No hay comparación alguna entre el trabajo humanitario de Alan Gross y
los actos de espionaje de los agentes cubanos, agrega.

La Administración Obama debe insistir en la liberación del contratista
sin ceder a la extorsión cubana, concluye el editorial.

http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/la-habana-protesta-por-editorial-de-the-washington-post-272757

jueves, 5 de enero de 2012

Espías cubanos agotan recursos legales

Espías cubanos agotan recursos legales

Desde que fueron hallados culpables y condenados por una corte federal
en 2001, los cinco espías cubanos han disfrutado de las garantías
procesales que en EE.UU. le otorga la ley a cualquier encausado.

martinoticias.com 05 de enero de 2012

Las autoridades cubanas llaman héroes a sus cinco agentes sentenciados
por espiar instalaciones militares de EE.UU.; el jefe de la red cumple
dos cadenas perpetuas por el derribo además de dos avionetas civiles y
la muerte de sus cuatro tripulantes.

Por conducto de los abogados que lo representan, el gobierno de Cuba
insiste en que la justicia de Estados Unidos conceda una nueva audiencia
a los espías cubanos de la Red Avispa que cumplen penas de cárcel tras
ser hallados culpables de actividades contra la seguridad nacional.

Diez de los integrantes de la red fueron capturados por el FBI el 12 de
septiembre de 1998, en tanto que al menos seis escaparon a Cuba. Cinco
cooperaron con las autoridades y fueron exonerados de algunos cargos y
sentenciados a penas menores. Los otros cinco fueron juzgados por un
tribunal federal de Miami en 2001 donde se les declaró culpables de
conspirar y operar como agentes extranjeros que no sólo infiltraron a
grupos del exilio cubano sino también espiaron instalaciones militares
de EE.UU. en el sur de Florida.

Las autoridades cubanas admitieron que los cinco hombres, Gerardo
Hernández, René González, Antonio Guerrero, Ramón Labañino y Fernando
González eran agentes de La Habana, pero nunca ha reconocido que los
encartados colaboraron en el juicio con la fiscalía y que llevaron a
cabo labores de espionaje militar en los Cayos de la Florida y la base
en Tampa del Comando Central de EEUU, a cargo de las operaciones en Irak
y Afganistán.

Gerardo Hernández, el jefe de la red, cumple dos cadenas perpetuas, una
de ellas impuesta por conspirar en el derribo de dos avionetas de
"Hermanos al Rescate" en 1996 por cazas MIG cubanos, con saldo de cuatro
pilotos civiles muertos.

En una apelación desesperada, Hernández admitió después que los ataques
del 24 de febrero de 1996 de los dos aviones de guerra cubanos contra
las dos avionetas ocurrieron en aguas internacionales del estrecho de la
Florida, lo que siempre ha negado el régimen de la isla.

Entre tanto, René González fue condenado a 15 años de prisión, y por
buena conducta salió antes de tiempo de la cárcel en octubre pasado y
ahora cumple tres años de libertad condicional en Estados Unidos.

A los demás, luego de respectivos procesos de apelación, una jueza les
rebajó la condena, y Antonio Guerrero cumple casi 22 años de prisión de
una sentencia original a cadena perpetua; a Ramón Labañino, también de
perpetua se le redujo la pena a 30 años, y a Fernando González, de 19 a
17 años.

En total se les imputaron 26 cargos, entre ellos el de conspirar contra
el gobierno de Estados Unidos, y también complotarse para cometer
espionaje, asesinato, ser agentes extranjeros no registrados y utilizar
identidades falsas.

El juicio duró nueve meses en Miami durante los cuales los encartados
dispusieron de todos los recursos para su defensa, a pesar de lo cual el
proceso ha sido reiteradamente calificado por Cuba de "parcial" y con
"connotaciones políticas".

Los cinco abogados de la defensa, miembros de la fiscalía
estadounidense, y un par de especialistas legales viajaron a La Habana
para entrevistar a oficiales del ejército, del Ministerio del Interior y
a funcionarios de la aeronáutica civil cubana. Los abogados defensores
visitaron además seis veces la isla y se reunieron con familiares de los
acusados.

Los argumentos de La Habana de que los cinco espías no tuvieron un
juicio justo ni podían tenerlo en Miami fueron rechazados ya por el
tribunal que procesó el caso, y también por una corte federal de
apelaciones. En 2009, el Tribunal Supremo de EE.UU. se negó a admitir un
recurso presentado por los cinco espías en el que alegaban no haber
tenido un juicio imparcial.

http://www.martinoticias.com/noticias/cuba-espia-cinco-justicia-136738548.html