jueves, 25 de noviembre de 2010

DE ESPÍAS Y SECUESTROS

DE ESPÍAS Y SECUESTROS
25-11-2010.
Roland J Behar
Unión Liberal Cubana

(www.miscelaneasdecuba.net).- El pasado octubre 28 asistí, con dolor, a
una conferencia de prensa brindada por los familiares de los hermanos al
Rescate asesinados en el aire: Pablo Morales, Armando Alejandre, Mario
de La Peña y Carlos Costa. Yo tuve el honor de conocerles en vida, y
jamás olvidare su bondad y hombría de bien.

El motivo fundamental de la conferencia fue hacerle un llamado de
recordación al gobierno norteamericano y al Presidente Obama acerca de
la incongruencia que constituye intercambiar asesinos confesos y
convictos, por una persona decente que se encuentra secuestrada desde
el pasado año sin haber sido inculpado de ningún delito por parte de las
autoridades cubanas que le retienen.

Ante el "caso Allan Gross" los miembros de su comunidad en Maryland ,
las organizaciones judías nacionales y los periodistas judíos en los
Estados Unidos han mantenido una actitud muy sensata y discreta. Esta
actitud no es dictada por indiferencia ante el dolor y la tragedia de un
hermano que permanece secuestrado en contra de todas las normas del
derecho internacional. Por el contrario: han estado cerca y a su
disposición, hacen gestiones a diferentes niveles, pero cuidándose mucho
de no caer en la trampa tendida por los organismos de inteligencia
cubanos de enfrentar a la comunidad judía con el gobierno
norteamericano, como lograron hacer con la comunidad cubanoamericana
durante el tristemente célebre "Caso Elián".

Ahora comienza a verse la "opción B". Como los judíos no hemos salido
públicamente a la palestra por el caso de Allan Gross, se ven y se verán
más artículos escritos supuestamente desde una "posición judía" con el
propósito de fomentar cierto complejo de culpa en los ingenuos.
Únicamente tienen como objetivo traer el caso a primera plana. Con
ello tratan de utilizar a la comunidad hebrea norteamericana, sus
recursos y conexiones como palanca en la negociación para lograr, vía
intercambio, la excarcelación de los convictos de la Red Avispa,
miembros de la DGI (Dirección General de Inteligencia) cubana.

La Red Avispa, originalmente de 16 agentes, tenía la misión de espiar
agencias norteamericanas, infiltrar instalaciones militares importantes
tales como el Comando del Sur en Miami y el Comando Central en Tampa,
el cual es responsable de las actividades militares en el cercano
Oriente además de las del sur y centro de Asia, así como la Base Aérea
de Key West.

El gobierno de Cuba y sus alabarderos en el exterior les presentan como
"luchadores antiterroristas" cuando, en definitiva, son lo que son,
gente entrenada para lo peor quienes, gracias a la información por
ellos suministrada con ese objetivo, se produjo el asesinato en el aire
de los Hermanos al Rescate donde murieron tres ciudadanos
norteamericanos y un residente legal.

Nadie sabe la razón por la cual Alan Gross está preso. En Cuba no existe
un estado de derecho y los acusados son culpables siempre, sin duda y
cuando así lo dictamine la cúpula del poder absoluto. No hay ley ni
derechos para los ciudadanos nacionales y, por supuesto, menos aún para
los extranjeros. La dictadura alega que Alan Gross "viajó a Cuba para
implementar un contrato del gobierno de Estados Unidos, comprendido bajo
la sección 109 de la ley Helms-Burton" y le retiene (sin pruebas) por
entregar equipos de computación y comunicación a la comunidad judía de
Cuba, lo cual la Comunidad Hebrea de Cuba niega. Mientras tanto, el
gobierno le brinda "su hospitalidad".

Resulta de lo más irónico leer a veces argumentos en contra de los
esfuerzos y sueños de los cubanos demócratas de que en Cuba haya una
transición hacia una democracia representativa bajo un estado de derecho
con la cooperación de sus aliados naturales, los demócratas
norteamericanos, latinoamericanos y europeos. Este "internacionalismo"
está basado en un principio de solidaridad democrática, en aras de
conseguir dichos cambios por una vía de confrontación no violenta, como
es el caso de la actual lucha dentro de Cuba. La ironía se manifiesta
al compararlo con las secuelas de horror y muerte del Internacionalismo
Proletario que promovió el gobierno de Cuba mientras tuvo financiamiento
para ello.

La historia de la comunidad judía de Cuba después de los años 60 y 70'
es bastante particular en desarrollo y composición. Este grupo humano
no se ha caracterizado como opositor del gobierno cubano en ninguna
medida. Ha ido mermando gradualmente debido a la emigración aunque es
la única comunidad en el mundo que crece por asimilación. Han
mantenido, inexplicablemente, una cifra de 1,500 en todos los censos
recientes.

Por supuesto que es positivo que el gobierno norteamericano intente
rescatar a un ciudadano que ha sido secuestrado y que utilizará los
medios que tenga a su alcance. Dada la situación actual de Cuba, estoy
seguro que están dispuestos a negociar como siempre, seres humanos por
"especies"

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=30672

lunes, 15 de noviembre de 2010

El Gobierno de Cuba busca la excarcelación de espías con una apelación extraordinaria

Espías

El Gobierno de Cuba busca la excarcelación de espías con una apelación
extraordinaria

Es el último recurso legal que le queda en la búsqueda de la liberación
de los cinco agentes que cumplen condena en EEUU

Agencias, Madrid | 15/11/2010

Cuba presentará ante un tribunal de Miami una apelación extraordinaria
con la que intentará lograr la liberación de los cinco cubanos detenidos
en Estados Unidos desde 1998, acusados de delitos relacionados con
espionaje, agotando así todas las vías legales que le quedan.

Adriana Pérez, esposa Gerardo Hernández, del llamado grupo de "los
cinco", explicó a Europa Press que "la relación directa" con los
tribunales norteamericanos "ya concluyó" y que sólo les falta por agotar
"un recurso que es la apelación extraordinaria" que ya se presentó en
junio a favor de su pareja y René González, otro de los condenados.

Esta será la última de las tantas acciones judiciales que ha emprendido
la defensa —con el apoyo del Gobierno de Raúl Castro— en favor de la
excarcelación de "los cinco". Sin embargo, para sus familiares no
representa "ninguna garantía" porque será un proceso que encabezará "la
misma juez (Joan Lenard), la misma fiscal y ante el mismo distrito de
Miami" que les condenó en 2001, lamentó.

Pérez, junto a Olga Salanueva, esposa de González, realizó una gira de
poco más de un mes por Europa que las llevó a Francia, Bélgica,
Luxemburgo y España, en busca de apoyos internacionales a "la causa de
los cinco", en su intento por presionar al mandatario norteamericano,
Barack Obama, para que firme la excarcelación de estos hombres.

El grupo de "los cinco" —considerados por La Habana presos políticos—
está conformado por Gerardo Hernández (45 años), René González (54),
Antonio Guerrero (52), Ramón Labañino (47) y Fernando González Llort
(47), todos ellos detenidos el 12 de septiembre 1998 por el FBI en
Estados Unidos, donde han sido acusados —entre otros delitos— de
"conspiración para cometer espionaje" a favor del entonces Gobierno de
Fidel Castro.

Todos ellos purgan penas en diferentes cárceles que van desde los 15
años hasta la prisión de por vida. Las penas de tres de ellos fueron
reconsideradas tras varios recursos. El caso que Cuba cataloga como el
más grave es el de Hernández que fue sentenciado a dos cadenas perpetuas
más 15 años de prisión, porque se incluyó su presunta participación como
informante en el derribo de un avión de la organización disidente
"Hermanos al rescate", hecho que ha sido calificado por la defensa como
una violación al derecho internacional.

Los recursos que faltan por presentar son los correspondientes a
González Llort, Labañino y Guerrero. El plazo para iniciar sus trámites
vence a finales de año y ya los abogados está afinando los últimos
detalles para dar este último paso legal ante la justicia estadounidense.

Aunque consideran que es muy difícil que esta acción prospere, Pérez
aclaró que harán uso de este elemento judicial porque la defensa agotará
"todos los recursos que sean posibles", pero en este caso añadirán un
dossier con "evidencias que demuestran" que antes y después del juicio
un grupo de periodistas "pagados por Estados Unidos" intentó "influir"
en el jurado.

A este respecto, Salanueva comentó a Europa Press que para poder llegar
a esta conclusión se hizo una profunda investigación sobre la "mala
intención que tuvieron los periodistas desde el inicio del proceso"
contra "los cinco", como el hecho de llamarles "espías" cuando "todavía
no habían sido condenados".

"Durante el transcurso del juicio era un asedio, sobre todo cuando en
determinado momento se dan cuenta que la defensa está ganando el juicio
(…) por eso era necesario prejuiciar al jurado", indicó Salanueva.

En el dossier de la defensa figuran los hombres de "más de 10
periodistas" que recibieron dinero en cantidades de hasta 170.000
dólares (124.000 euros) del Gobierno de Estados Unidos. "No podemos
afirmar esto pero hay una coincidencia, porque mientras recibían el
dinero estaban haciendo esta campaña", apuntó Ana Maida Rodríguez,
asesora del presidente de la Asamblea Nacional de Cuba, Ricardo Alarcón.

Tanto los familiares como el propio Gobierno de Castro se han mostrado
escépticos ante la posibilidad de obtener de esta última vía legal un
resultado positivo. Por tanto, la excarcelación de "los cinco" quedará
exclusivamente en manos de Obama.

La Habana, las esposas de los detenidos y algunas organizaciones de
varios países han intensificado la campaña internacional con la que
buscan ejercer presión en la Casa Blanca para que se dé luz verde a un
indulto para estos hombres que el ex mandatario cubano Fidel Castro ha
tildado de "héroes".

El objetivo es "sensibilizar e influir en la administración Obama, que
es el único que tiene la posibilidad de darle la libertad a los cinco
con su firma haciendo uso de sus facultades constitucionales como
Presidente", precisó Salanueva.

"Obama tiene el respaldo de la propia Constitución para poder otorgar un
perdón presidencial a estos hombres como lo ha hecho en otros casos con
otras personas a quienes sí les han probado sus delitos", recordó Pérez,
quien tiene 12 años que no ve a Gerardo.

Los casos de todos ellos "ya están cerrados", acotó por su parte
Rodríguez. "Ya ellos tienen sus sentencias y sus veredictos de
culpabilidad que fue ratificado, porque a la vez que la Corte Suprema no
examinó el caso, se hizo firme la decisión de la Corte de Apelaciones de
Atlanta", resaltó.

Cuba asegura que "los cinco" no eran espías y que estaban en Estados
Unidos para infiltrarse en organizaciones disidentes que tenían como
objetivo atentar contra el Gobierno de los hermanos Castro. También
afirma que entregó información a Washington sobre estos planes, pero no
obtuvieron respuesta más que la detención de los llamados "cinco
antiterroristas".

"Ellos ni obtuvieron ni trasladaron información que atentaba contra
Estados Unidos", aseveró Pérez, al ratificar la inocencia de sus esposo
y de sus otro cuatro compañeros. "Si fueran culpables el mundo entero no
se levantaría a su favor", dijo haciendo alusión al apoyo que han
logrado obtener a nivel internacional.

"¿Qué más humano que el derecho que tiene un pueblo a defenderse de la
muerte? ¿Qué más humano que personas hayan dejado todo sus intereses
particulares para dedicarse a tratar de prevenir la muerte de seres
humanos?", se preguntó al mismo tiempo Salanueva.

Ni Salanueva ni Pérez han podido ver a sus esposos desde hace más de 10
años, cuando tuvieron que regresar a Cuba por orden judicial de Estados
Unidos.

En mayo de 2005 el Grupo de Trabajo sobre la Detención Arbitraria de la
ONU concluyó que el Gobierno de Estados Unidos no había garantizado a
"los cinco" un juicio con las debidas garantías, tal y como establece el
artículo 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

El pasado octubre, Amnistía Internacional se pronunció por primera vez
sobre este caso para expresar su "preocupación sobre la imparcialidad
del juicio", al tiempo que da a conocer algunos detalles de la carta que
envió al fiscal general de Estados Unidos, Eric Holder, en la que
asegura que "hay datos que indican" que factores como "la hostilidad
dominante hacia el Gobierno cubano" en Miami —donde se celebró el
juicio— así como "los actos de los medios de comunicación" hicieron
"imposible garantizar un jurado totalmente imparcial".

http://www.cubaencuentro.com/cuba/noticias/el-gobierno-de-cuba-busca-la-excarcelacion-de-espias-con-una-apelacion-extraordinaria-248913

viernes, 5 de noviembre de 2010

De espías y secuestros

Publicado el viernes, 11.05.10
De espías y secuestros
By ROLAND J. BEHAR

El pasado octubre 28 asistí, con dolor, a una conferencia de prensa
brindada por los familiares de los Hermanos al Rescate asesinados en el
aire: Pablo Morales, Armando Alejandre, Mario de La Peña y Carlos Costa.
Yo tuve el honor de conocerles en vida, y jamás olvidaré su bondad y
hombría de bien.

El motivo fundamental de la conferencia fue hacerle un llamado de
recordación al gobierno norteamericano y al presidente Obama acerca de
la incongruencia que constituye intercambiar asesinos confesos y
convictos por una persona decente que se encuentra secuestrada desde el
pasado año sin haber sido inculpado de ningún delito por parte de las
autoridades cubanas que le retienen.

Ante el ``caso Alan Gross'' los miembros de su comunidad en Maryland,
las organizaciones judías nacionales y los periodistas judíos en Estados
Unidos han mantenido una actitud muy sensata y discreta. Esta actitud no
es dictada por indiferencia ante el dolor y la tragedia de un hermano
que permanece secuestrado en contra de todas las normas del derecho
internacional. Por el contrario: han estado cerca y a su disposición,
hacen gestiones a diferentes niveles, pero cuidándose mucho de no caer
en la trampa tendida por los organismos de inteligencia cubanos de
enfrentar a la comunidad judía con el gobierno norteamericano, como
lograron hacer con la comunidad cubanoamericana durante el tristemente
célebre ``Caso Elián''.

Ahora comienza a verse la ``opción B''. Como los judíos no hemos salido
públicamente a la palestra por el caso de Alan Gross, se ven y se verán
más artículos escritos supuestamente desde una ``posición judía'' con el
propósito de fomentar cierto complejo de culpa en los ingenuos.
Unicamente tienen como objetivo traer el caso a primera plana. Con ello
tratan de utilizar a la comunidad hebrea norteamericana, sus recursos y
conexiones como palanca en la negociación para lograr, vía intercambio,
la excarcelación de los convictos de la Red Avispa, miembros de la DGI
(Dirección General de Inteligencia) cubana.

La Red Avispa, originalmente de 16 agentes, tenía la misión de espiar
agencias norteamericanas, infiltrar instalaciones militares importantes
tales como el Comando Sur en Miami y el Comando Central en Tampa, el
cual es responsable de las actividades militares en el Cercano Oriente
además de las del sur y centro de Asia, así como la Base Aérea de Key West.

El gobierno de Cuba y sus alabarderos en el exterior les presentan como
``luchadores antiterroristas'' cuando, en definitiva, son lo que son,
gente entrenada para lo peor quienes, gracias a la información por ellos
suministrada con ese objetivo, se produjo el asesinato en el aire de los
Hermanos al Rescate, donde murieron tres ciudadanos norteamericanos y un
residente legal.

Nadie sabe la razón por la cual Alan Gross está preso. En Cuba no existe
un estado de derecho y los acusados son culpables siempre, sin duda y
cuando así lo dictamine la cúpula del poder absoluto. No hay ley ni
derechos para los ciudadanos nacionales y, por supuesto, menos aún para
los extranjeros. La dictadura alega que Alan Gross ``viajó a Cuba para
implementar un contrato del gobierno de Estados Unidos, comprendido bajo
la sección 109 de la ley Helms-Burton'' y le retiene (sin pruebas) por
entregar equipos de computación y comunicación a la comunidad judía de
Cuba, lo cual la Comunidad Hebrea de Cuba niega. Mientras tanto, el
gobierno le brinda ``su hospitalidad''.

Resulta de lo más irónico leer a veces argumentos en contra de los
esfuerzos y sueños de los cubanos demócratas de que en Cuba haya una
transición hacia una democracia representativa bajo un estado de derecho
con la cooperación de sus aliados naturales, los demócratas
norteamericanos, latinoamericanos y europeos. Este ``internacionalismo''
está basado en un principio de solidaridad democrática, en aras de
conseguir dichos cambios por una vía de confrontación no violenta, como
es el caso de la actual lucha dentro de Cuba. La ironía se manifiesta al
compararlo con las secuelas de horror y muerte del internacionalismo
proletario que promovió el gobierno de Cuba mientras tuvo financiamiento
para ello.

a historia de la comunidad judía de Cuba después de los años 60 y 70 es
bastante particular en desarrollo y composición. Este grupo humano no se
ha caracterizado como opositor del gobierno cubano en ninguna medida. Ha
ido mermando gradualmente debido a la emigración aunque es la única
comunidad en el mundo que crece por asimilación. Han mantenido,
inexplicablemente, una cifra de 1,500 en todos los censos recientes.

Por supuesto que es positivo que el gobierno norteamericano intente
rescatar a un ciudadano que ha sido secuestrado y que utilizará los
medios que tenga a su alcance. Dada la situación actual de Cuba, estoy
seguro que están dispuestos a negociar como siempre, seres humanos por
``especies''.

http://www.elnuevoherald.com/2010/11/05/832325/roland-j-behar-de-espias-y-secuestros.html

Descartan un canje de Gross por jefe de espías cubanos

Espías

Descartan un canje de Gross por jefe de espías cubanos

Washington considera que las actividades de Gross no son comparables a
los graves delitos cometidos por los agentes cubanos

Redacción CE, Madrid | 05/11/2010

La Administración del presidente Barack Obama negó tajantemente que
contemplara el canje del subcontratista norteamericano Alan Gross,
detenido en Cuba por ayudar a grupos comunitarios judíos, por Gerardo
Hernández, el jefe de una red de espías cubanos que cumple doble cadena
perpetua en Estados Unidos, según una información del diario El Nuevo
Herald.

En una carta enviada al representante republicano Lincoln Diaz-Balart,
altos funcionarios de los departamentos de Estado y Justicia aseguraron
que las actividades de Gross en la Isla, dirigidas a facilitar el acceso
a Internet "a la comunidad judía y a otros grupos marginados" no eran
comparables a "los graves delitos por los cuales los llamados cinco
espías cubanos han sido convictos".

La carta está firmada por Richard R. Verma, subsecretario del Buró de
Asuntos Legislativos del Departamento de Estado, y por M. Faith Burton,
subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos Legislativos del
Departamento de Justicia.

"Mientras estamos comprometidos a emplear todo canal diplomático posible
para presionar por la liberación del Sr. Gross, no consideramos ni
consideraremos un 'canje de prisioneros' por ninguno de los cinco espías
cubanos que participaron en la Red Avispa", indicó la carta.

En septiembre, el subsecretario para Asuntos Hemisféricos del
Departamento de Estado Arturo Valenzuela habló del caso de Gross con el
canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla, durante un informal encuentro
en la Organización de Naciones Unidas, en Nueva York.

Gross, un subcontratista de la Agencia para el Desarrollo Internacional
de Estados Unidos (USAID), fue arrestado el 3 de diciembre del 2009
después de entregar equipos de comunicación satelital a miembros de
grupos judíos y de la sociedad civil en Cuba. Desde entonces permanece
en la sede de la Seguridad del Estado en La Habana sin que se le hayan
formulado cargos.

En 1999, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) desmanteló una
operación de decenas de espías cubanos, conocida como Red Avispa.
Hernández, su líder, resultó condenado junto con otros cuatro que
también cumplen prisión en cárceles estadounidenses. Otros miembros de
la red colaboraron con las autoridades estadounidenses o regresaron a Cuba.

Hernández está relacionado, además, con el derribo de dos avionetas de
exiliados en aguas internacionales que costó la vida a cuatro activistas
de la organización Hermanos al Rescate, que socorría a los balseros en
alta mar.

Desde entonces, el Gobierno cubano mantiene una intensa campaña
internacional pidiendo la liberación de los cinco espías. A partir de la
detención de Gross se han disparado las especulaciones de que pudiera
producirse un canje. En junio, durante una reunión con intelectuales y
artistas en La Habana, el ex gobernante Fidel Castro aseguró que los
cinco cubanos estarían de vuelta en la Isla para diciembre.

El jueves, el portavoz de la División Nacional de Seguridad del
Departamento de Justicia, Dean Boyd, dijo a El Nuevo Herald que no
harían más comentarios sobre el tema.

"La carta habla por sí misma", señaló. "No tenemos mayores comentarios".

Los representantes republicanos de la Florida, Ileana Ros-Lehtinen y
Lincoln y Mario Diaz-Balart, junto al senador Bob Menéndez y el
representante Albio Sires, ambos demócratas de Nueva Jersey, enviaron
cartas a funcionarios de la Administración de Obama para mostrar su
preocupación por un tema extraordinariamente sensible para la comunidad
cubanoamericana en Estados Unidos.

En una de las cartas, los legisladores aconsejaban a las autoridades "no
enviar señales a estados delincuentes de que pueden extorsionar con
éxito a nuestro Gobierno mediante el secuestro de estadounidenses
inocentes".

Diaz-Balart dijo que continuará haciendo todo lo que esté en su poder
"para obtener la excarcelación incondicional de Alan Gross".

A su vez, Ros-Lehtinen aseguró que, a pesar de que no se contempla
ningún canje, es importante destacar que los familiares de las víctimas
del derribo de las avionetas rechazan cualquier manipulación.

"Hablamos con una sola voz en la condena de una maniobra infame", precisó.

http://www.cubaencuentro.com/internacional/noticias/descartan-un-canje-de-gross-por-jefe-de-espias-cubanos-248279

sábado, 30 de octubre de 2010

Wife of Cuban spy visits husband in U.S. prison

Posted on Saturday, 10.30.10
Wife of Cuban spy visits husband in U.S. prison

The wife of accused Cuban spy Gerardo Hernández visited her husband in a
U.S. prison, upsetting Rep. Ileana Ros-Lehtinen.
BY JUAN O. TAMAYO
jtamayo@ElNuevoHerald.com

The wife of convicted Cuban spy Gerardo Hernández was allowed to visit
him in his U.S. prison last month for the first time in 12 years, Rep.
Ileana Ros-Lehtinen's office confirmed Friday.

Ros-Lehtinen spokesman Alex Cruz said the Republican congress member
``raised hell'' when State Department officials briefed her on the
visit, after it had taken place.

``We again raised the fact that they are treating Alan Gross and this
convicted spy as equals,'' said Cruz, referring to the U.S. government
subcontractor jailed in Havana. ``We were assured that there was no such
linkage.''

Cruz said the wife's visit took place in early or mid-September --
shortly after Gross's wife Judy was first allowed to visit him in
Havana, where he has been jailed without charges since Dec. 3.

Adriana Pérez visited her husband at the federal prison in Victorville,
Calif., according to the blog Cafe Fuerte, which first reported the
visit Thursday.

Hernandez, leader of the Wasp spy network rolled up by the FBI in 1999,
was sentenced to life in prison for his role in Cuba's 1996 shootdown of
two Brothers to the Rescue planes that killed four South Florida residents.

Perez had been denied U.S. visas to visit her husband for the past 12
years, and became a central part of the Cuban government's campaign to
push for the release of Hernandez and the four other jailed members of
the Wasp network.

Cuba's government has not acknowledged Perez' visit. Evidence presented
at Hernandez's trial showed she was undergoing intelligence training in
Havana at the time of his arrest so she could join him in Miami.

The timing of the Perez and Judy Gross visits to their husbands fueled
concerns by Ros-Lehtinen and relatives of the Brothers to the Rescue
victims over a possible swap -- Alan Gross for Hernández.

Alan Gross was arrested after he delivered satellite equipment to Cuba's
Jewish community. He has not been formally charged, though Cuban
officials have alleged he was involved in intelligence gathering
activities. U.S. officials deny the allegation.

http://www.miamiherald.com/2010/10/30/1899175/wife-of-cuban-spy-visits-husband.html

viernes, 29 de octubre de 2010

Locals protest alleged US-Cuba deal for prisoner

Locals protest alleged US-Cuba deal for prisoner
Posted: Today at 6:30 am EDT

DORAL, Fla. (WSVN) -- News of a secret deal between the United States
and Cuba has prompted the loved ones from a Cuban exile group to call a
news conference in order to voice their concerns.

The mothers and a daughter of the four Brothers to the Rescue pilots
shot down more than 10 years ago, came forward to demand answers from
the Obama administration, Thursday morning.

They are reacting to chatter out of Cuba that there could be a deal in
the works involving the release of a man convicted in the murder of four
men with the humanitarian aid group Brothers to the Rescue, back in
1996. Gerardo Hernandez is serving a double life sentence after he was
found guilty of conspiring to kill these pilots.

Hernandez has also been accused of spying for the Cuban government and
trying to infiltrate the Miami-based Brothers to the Rescue
organization. Back on Feb. 24, 1996, the four men were on a humanitarian
mission looking out for rafters in the Florida Straits, in international
airspace.

Cuban MiGs shot down two of those Brothers to the Rescue planes, killing
the four men. Now, according to reports out of Cuba, Fidel Castro has
said that Hernandez could be released from the US prison and returned to
Cuba.

The deal is reportedly tied to the reported release of Alan Gross, a
Maryland native, who currently sits in a jail in Cuba for allegedly
spying for the US. Gross was in Cuba on a mission to help Cuban jews
when the Cuban government took him into custody.

The family members said Gross is being used as a pawn. Marlene Alejandre
Tiana, the daughter of one of the pilots killed said, "I don't think
that the lives of anyone is negotiable. This is the only person we have
in jail right now related to the crime, and the spies were spying on
this country, and there's absolutely no reason why they should be
negotiated for anyone else."

U.S. Rep. Ileana Ros-Lehtinen (R) Miami, was also there. "It is
outrageous that anyone would consider the exchange of a convicted Cuban
spy and murderer of American citizens for the release of a wrongfully
imprisoned US citizen," she said. "It is a disgrace to the memory of
Carlos Costa, Armando Alejandre, Mario de la Pena and Pablo Morales."

The family members have sent letters to President Obama, Secretary of
State Hillary Clinton and Attorney General Eric Holder asking them to
stop the supposed release of Hernandez. However, reports of the
purported exchange remain conjecture, as it is based on rumors out of
Cuba, and no US official has said the government is in negotiations with
Cuba."

http://www.wsvn.com/news/articles/local/21002598254938/

Piden que espía no salga de prisión

Publicado el viernes, 10.29.10
Piden que espía no salga de prisión
By JUAN CARLOS CHAVEZ
jcchavez@elnuevoherald.com

Familiares de los cuatro miembros de Hermanos al Rescate, que murieron
en el derribo de dos avionetas por la fuerza aérea militar cubana en
1996, solicitaron el jueves al presidente Barack Obama que mantenga en
prisión a un espía de la isla relacionado con la tragedia.

``La sangre de los nuestros no es negociable'', precisó una declaración
de cuatro puntos de los familiares presentada por organizaciones de
exiliados y líderes comunitarios en el Hotel Intercontinental, en Doral.

Los familiares piden que Gerardo Hernández, jefe de la Red Avispa, no
sea liberado debido a su papel en el derribo de las avionetas en aguas
internacionales.

El llamado surge luego de que en algunos medios se haya comentado la
posibilidad de que Hernández y otros cuatro miembros de la red que
espiaba organizaciones anticastristas y objetivos militares y de
seguridad norteamericanos pudieran ser canjeados por un subcontratista
de Maryland detenido en Cuba en diciembre, cuando llevaba equipos de
comunicación para la exigua comunidad judía.

Marlene Alejandre Triana, hija de una de las víctimas, Manuel Alejandre
Jr., dijo que no hay punto de comparación entre los hechos que marcaron
la detención de Gross y el daño causado por los espías contra activistas
que defendían la libertad y la democracia.

Las otras tres víctimas fueron Carlos Alberto Costa, Mario de la Peña y
Pablo Morales. Hermanos al Rescate patrullaba las aguas del Estrecho de
la Florida para socorrer a balseros que huían de Cuba.

``Nosotros siempre hemos estado muy unidas en esta causa'', indicó
Alejandre, visiblemente emocionada. ``Hernández es un asesino y Gross es
un estadounidense encarcelado injustamente. Para nosotros no hay
negociación y todas las personas de este país deben saberlo''.

En junio, el ex gobernante Fidel Castro comentó en La Habana que los
cinco espías estarían de regreso en la isla para diciembre. El
Departamento de Estado ha negado cualquier canje.

Recientemente, el subsecretario de asuntos públicos del Departamento de
Estado, Philip J. Crowley, dijo en Washington que el subsecretario de
asuntos hemisféricos, Arturo Valenzuela, y el canciller cubano Bruno
Rodríguez habían hablado sobre Gross durante un breve encuentro en la
sede de la Organización de Naciones Unidas, en Nueva York.

Sin embargo, los representantes republicanos de la Florida, Ileana
Ros-Lehtinen y Lincoln y Mario Diaz-Balart, conjuntamente con el senador
Bob Menéndez y el representante Albio Sires, ambos demócratas de Nueva
Jersey, mostraron su preocupación y alertaron sobre el riesgo de una
maniobra por parte del gobierno de los hermanosCastro.

En sendas cartas enviadas a los departamentos de Estado y de Justicia
aconsejaron ``no enviar señales a estados delincuentes de que ellos
pueden extorsionar con éxito a nuestro gobierno por medio de secuestrar
a estadounidensesinocentes''.

Ros-Lehtinen subrayó en la conferencia de Doral que Hernández actuó en
contra de los intereses nacionales.

``Hemos dicho una y otra que ese tipo de intercambio es completamente
inaceptable'', dijo.

Además de Ros-Lehtinen se encontraban Sylvia Iriondo, de M.A.R. por
Cuba; José Basulto, fundador de Hermanos al Rescate; y Orlando
Gutiérrez-Boronat, secretario nacional del Directorio Democrático Cubano."

http://www.elnuevoherald.com/2010/10/29/828092/piden-que-espia-no-salga-de-prision.html

El exilio pide a Obama mantener en prisión a los cubanos acusados de espionaje

El exilio pide a Obama mantener en prisión a los cubanos acusados de
espionaje
Por Agencia EFE

Miami (EE.UU.), 28 oct (EFE).- Varios grupos del exilio cubano pidieron
hoy al presidente de EE.UU., Barack Obama, mantener en prisión al líder
de la red de espionaje "Avispa" y que no se modifiquen las condenas de
otros cuatro cubanos acusados en el caso.

Las organizaciones, con sede en Miami, formularon su solicitud en una
carta enviada hoy a Obama preocupadas por las "indicaciones de que
existen presiones para cambiar las relaciones entre Washington y La
Habana que conlleven a la excarcelación de Gerardo Hernández y a la de
sus cuatro cómplices".

Hernández, considerado el cabecilla de la red "Avispa" por las
autoridades estadounidenses, cumple en este país dos cadenas perpetuas,
una por conspirar en el derribo de dos avionetas del grupo anticastrista
"Hermanos al Rescate" y la otra por conspiración en espionaje.

La "Red Avispa" de espionaje fue desmantelada en el sur de Florida en 1998.

En el hecho fallecieron cuatro pilotos de esa organización, tres de
ellos estadounidenses, sobre espacio aéreo internacional tras el derribo
por parte de aviones caza MiG cubanos en 1996.

"Respetuosamente instamos al presidente Barack Obama a que mantenga a
Gerardo Hernández confinado en una prisión federal durante su doble
cadena perpetua, así como las sentencias respectivas del resto de los
espías cubanos convictos en los Estados Unidos", solicitaron los
exiliados cubanos.

Entre los grupos cubanos están el Consejo por la Libertad de Cuba, el
Directorio Democrático Cubano, Madres y Mujeres Antirepresión por Cuba
(MAR por Cuba) y Hermanos al Rescate, que son cuatro de las principales
organizaciones del exilio en Estados Unidos.

Miriam de la Peña, madre del fallecido piloto Mario Manuel de la Peña,
informó en una conferencia de prensa que entre los indicios que
conducirían a esos cambios está que el Gobierno cubano ha permitido a la
esposa del contratista estadounidense Alan Gross visitarle.

Gross está detenido en Cuba desde diciembre pasado por presuntas
actividades de espionaje.

"De repente nos enteramos que a la esposa de Gross la dejan ir a Cuba y
nos enteremos por un artículo del diario The New York Times que a la
esposa de Hernández le permiten venir a Estados Unidos, algo que no
había sucedido antes", declaró De la Peña.

Pareciera que hay una conexión entre ambos hechos, expresó.

El Departamento de Estado les aseguró en una misiva, a solicitud de
congresistas, que el Gobierno estadounidense no tiene intenciones de
efectuar un canje entre el contratista estadounidense y Hernández.

Pero los exiliados mantienen la preocupación porque después de esa
misiva se enteraron de las visitas de las esposas de Gross y Hernández,
detalló De la Peña.

"La sangre de los nuestros no es negociable y si eso llegara a suceder
(el canje) tendría un costo político (para el Gobierno estadounidense).
El voto es un arma", dijo De la Peña a Efe.

Las organizaciones también repudiaron una campaña internacional lanzada
por el ex gobernante Fidel Castro, que calificaron de "desinformación",
en la que "asegura que los cinco integrantes de la red 'Avispa' estarán
en Cuba antes de que termine el año".

"Rechazamos esta campaña y redoblaremos nuestros esfuerzos para luchar
en contra de ella con la verdad", informaron varios de los activistas
cubanos.

También convocaron a todo el exilio cubano a unirse para rechazar
"cualquier intento de favorecer a la dictadura castro comunista".

"Armando Alejandre, Jr., Carlos Costa, Mario M. de la Peña y Pablo
Morales, tres ciudadanos norteamericanos y un residente legal, son
víctimas del mismo régimen que ha asesinado a miles de cubanos y de
ciudadanos de muchos países", dijeron en referencia a los pilotos
fallecidos.

Los cinco cubanos fueron juzgados y condenados en Miami en 2001 de
conspirar y operar como agentes extranjeros sin notificar al Gobierno
estadounidense.

Luego el Undécimo Tribunal de Apelaciones de Atlanta ratificó el
veredicto de culpabilidad de todos los acusados y anuló las condenas de
tres de ellos.

El tribunal ratificó las condenas de Hernández y de René González, al
tiempo que anuló las sentencias de Fernando González (alias "Rubén
Campa"), Antonio Guerrero y Ramón Labañino (alias "Luis Medina III").

Una juez de Miami emitió nuevas condenas contra esos tres cubanos.

http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5gI34d-ZQcrizL8y2iPOUlg3HpQfQ?docId=1394934

La esposa del jefe de los espías logró un permiso para visitarlo

Red Avispa

EE UU: La esposa del jefe de los espías logró un permiso para visitarlo
DDC
Miami 28-10-2010 - 11:30 pm.

Hasta ahora Washington le había negado el visado a Adriana Pérez por su
vinculación con la red de espionaje.

La esposa del espía Gerardo Hernández, condenado a dos cadenas perpetuas
por dirigir la Red Avispa, lo visitó en la cárcel a mediados de
septiembre tras 12 años sin visado estadounidense, informó CaféFuerte.

La publicación cita fuentes diplomáticas y legislativas norteamericanas
que aseguran que Adriana Pérez viajó a Estados Unidos para una corta
visita a su esposo en la prisión de Victorville, en California.

Al menos dos funcionarios del Departamento de Estado, quienes hablaron
bajo condición de anonimato, dijeron tener confirmación de la visita,
aunque declinaron ofrecer más detalles.

Charles Luoma-Overstreet, portavoz de esa dependencia gubernamental,
declaró que por ley federal no puede informarse sobre los casos
específicos de visados. Al mismo tiempo, Edmond Ross, portavoz del Buró
Federal de Prisiones, se negó a comentar sobre el asunto en virtud de
que las visitas a prisioneros no son récord público.

La congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen dijo a CaféFuerte que
su oficina fue informada sobre la visita de Pérez, poco después de
producirse.

"La reciente decisión de Estados Unidos de permitirle a la esposa de
Gerardo Hernández que lo visite implica una política de reciprocidad que
favorece a la dictadura comunista", afirmó Ros-Lehtinen.

La legisladora expresó su oposición a que Estados Unidos considere
canjear a Hernández por el contratista estadounidense Alan P. Gross.

Ros-Lethinen y organizaciones del exilio participaron este jueves en una
conferencia de prensa con los familiares de los pilotos asesinados para
pronunciarse en contra la opción del canje de Hernández a cambio de la
liberación de Gross.

"Cualquier intento de igualar las condiciones de liberación, los
derechos consulares o las visitas familiares, no sólo es ofensivo, sino
que directamente socava la legitimidad y credenciales del sistema
judicial de Estados Unidos", dijo la congresista, vicepresidenta del
Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

Las autoridades estadounidenses se habían negado a otorgarles visas de
visita a Pérez y Olga Salanueva alegando que ambas estaban vinculadas a
la red de espionaje.

Pérez aparece mencionada en el expediente del caso con el alias de
"Bonsai" y estaba recibiendo entrenamiento en Cuba para infiltrarse en
Estados Unidos junto a su esposo. Salanueva fue capturada junto a su
esposo y deportada a Cuba en 2000, poco antes de iniciarse el juicio
contra los cinco agentes de la red que rechazaron cooperar con la
fiscalía federal."

http://www.diariodecuba.com/cuba/1474-ee-uu-la-esposa-del-jefe-de-los-espias-logro-un-permiso-para-visitarlo

martes, 19 de octubre de 2010

EL ESPIONAJE CUBANO EN ESTADOS UNIDOS

EL ESPIONAJE CUBANO EN ESTADOS UNIDOS
19-10-2010.
Pedro Corso
Editor, escritor y periodista

(www.miscelaneasdecuba.net).- El régimen cubano aunque ha hecho el papel
de victima de Estados Unidos por más de cinco décadas, ha recurrido a
numerosos y variados recursos para espiar, o al menos influenciar, en el
gobierno y la clase dirigente de este país.

Aun antes de llegar al poder, los partidarios de Fidel Castro que
militaban en el Movimiento 26 de Julio constituyeron células en las
ciudades más importantes de la Unión Americana que a la vez que apoyaban
a los insurgentes, buscaban influenciar en los medios y la clase
dirigente, particularmente en las Universidades.

Una parte de los que integraron las delegaciones del M-26 de Julio
regresaron a la isla al triunfar la Revolución, pero un sector
importante permaneció en Estados Unidos, sirviendo al castrismo mientras
creyeron en el Proceso.

En ese periodo fundaron grupos de influencia que se pusieron a la tarea
de defender en todas las instancias y de diferentes maneras el proceso
revolucionario y en particular a Fidel Castro, que de hecho para los
partidarios del dictador cubano eran una sola entidad.

Tan temprano como el 28 de septiembre de 1960 en un discurso a su
regreso de Naciones Unidas el dictador cubano reconoció que se había
creado en el país del norte grupos defensores de su proyecto, dijo,
"muchos ciudadanos norteamericanos, sobre todo hombres de pensamiento
libre, escritores ilustres, gente honesta que han tenido el valor de
expresar públicamente allá mismo sus simpatías por la Revolución Cubana
a través de un Comité Pro Justo Trato para Cuba".

Agrupaciones similares a esta, con diferentes nombres pero iguales
objetivos fueron creadas a lo largo y ancho del país, Lee Harvey Oswald,
el asesino del presidente John F. Kennedy, dirigió una de ellas. Las
universidades y los sectores intelectuales siempre fueron objetivos
priorizados.

Cuba fue punto de encuentro para los estadounidenses contrarios al
sistema. Uno de los que participó en estos eventos fue Jack Barnes, que
a su regreso a Estados Unidos se afilió a la Alianza de la Juventud
Socialista y al Partido Socialista de los Trabajadores con el objetivo
de seguir el ejemplo de Cuba y, como decía, hacer una revolución
socialista en la tierra de Lincoln.

El Departamento de Estado de Estados Unidos publicó en el 2008, una hoja
informativa en la que expone parte la trayectoria del espionaje cubano
y expone ejemplos de las actividades de los agentes castristas. El
informe demuestra que la Cuba totalitaria no es una víctima de
Washington como pretende hacer notar constantemente, sino que Estados
Unidos ha sido blanco de intensas actividades de espionaje por parte del
gobierno de La Habana.

Algunas secciones del informe refieren:
Ana Belén Montes, analista de la Agencia de Inteligencia para la Defensa
de Estados Unidos, confesó haber espiado para Cuba durante 16 años,
1985-2001, cuando fue arrestada. Entre otras informaciones Belén Montes
suministró al gobierno cubano los nombres de cuatro funcionarios
estadounidenses de inteligencia que trabajaban en Cuba y recopiló
textos, documentos y materiales para entregarlos ilegalmente al gobierno
de cubano.

Espías de la isla, conocidos como la Red Avispas, fueron declarados
culpables o confesaron haber espiado o cometido delitos conexos. El
grupo trató de infiltrar la sede del Comando del Sur de Estados Unidos.
Uno fue condenado por haber entregado un mensaje al gobierno cubano que
contribuyó a la muerte de cuatro aviadores de Hermanos al Rescate, cuyos
naves fueron derribados en 1996 por aviones MIG cubanos en el espacio
aéreo internacional.

Un funcionario de Inmigración estadounidense, Mariano Faget, pasó
información sensible a un socio comercial vinculado a la inteligencia de
Cuba. Como consecuencia de este caso, dos diplomáticos cubanos fueron
expulsados de Estados Unidos por actividades de espionaje.

Durante un período de 15 años, de 1983 a 1998, 15 miembros de la misión
cubana ante las Naciones Unidas fueron expulsados por actividades de
espionaje, entre ellos tres que operaban en la Red Avispas que fue
apresada en 1998.

Los espías cubanos también tuvieron éxito al penetrar la organización
Hermanos al Rescate. El agente infiltrado en la agrupación radicada en
Miami fue Juan Pablo Roque, un ex piloto de aviones MIG-23, que había
desertado en 1992 y que logró convertirse en un informante pagado por el
FBI.

Roque desertó otra vez, pero en esta ocasión a Cuba, el mismo día del
derribo del avión de Hermanos al Rescate en febrero de 1996. Manipulando
los hechos el espía y traidor denunció en La Habana al grupo y lo acusó
de planear ataques terroristas contra el país.

Un ejemplo similar es el caso de José Rafael Fernández Brenes, quien en
1988 abandonó un buque mercante cubano. De 1988 a 1991 trabajo en TV
Martí, cuyas señales fueron interferidas desde su comienzo, debido en
parte a la información sobre la frecuencia y especificaciones técnicas
suministrada por Fernández Brenes.

Un caso no presente en el informe es el del profesor universitario
Carlos Álvarez, doctor en Psicología Clínica y profesor asociado al
Departamento de Estudios de Liderazgo y Política Educacional y su
esposa, la sicoterapeuta especializada en tratamiento de grupo y
coordinadora del programa de capacitación en el área social, Elsa
Prieto. Ambos fueron acusados y condenados por espiar contra Estados
Unidos a favor del gobierno de Cuba. Enviaban y recibían mensajes
cifrados a la isla. Según la acusación Álvarez había espiado para Cuba
desde 1977 y su esposa desde 1982.

Por último y, por ahora, el matrimonio compuesto por Walter y Gwendolyn
Myers, espió por 30 años a favor del régimen de La Habana. Myers que
trabajó por tres décadas en el Departamento de estados de Estados
Unidos, aceptó junto su esposa la responsabilidad de espiar para Cuba a
cambio de una reducción de condena.

Pero antes de cerrar estos apuntes hay que valorar las declaraciones del
teniente coronel Chris Simmons, un oficial de contrainteligencia del
Ejército de Estados Unidos que declaró a The Miami Herald que entre 9 y
18 meses después del desmantelamiento de la red Avispa, 1998, el número
de agentes y oficiales de inteligencia cubanos en el estado de La
Florida había regresado a niveles anteriores a la captura de esa red.

Es una realidad que el espionaje practicado por el régimen castrista
contra Estados Unidos demanda un trabajo mas amplio, pero de momento
solo entregamos estos apuntes que permiten apreciar el nivel de
ingerencia de Cuba que, para ser preciso, no solo se ha limitado a
espiar, sino también a respaldar grupos violentos que practicaron el
terrorismo como los Panteras Negras y Los Macheteros.

http://www.miscelaneasdecuba.net/web/article.asp?artID=30292

lunes, 18 de octubre de 2010

Red Avispa: los rostros del reverso

Opinión

Red Avispa: los rostros del reverso
Miguel Fernández-Díaz
Miami 18-10-2010 - 4:37 pm.


La irrupción de un ex agente de la Red Avispa en la televisión de Miami
viene a confirmar lo sabido por simple deducción.

Cartel en La Habana.

Ed Levy López, ex agente Ariel de la Dirección de Inteligencia (DI) de
Castro y desertor de su Red Avispa, está dando desde el pasado 11 de
octubre una serie de entrevistas para el programa A Mano Limpia (Canal
41 de Miami), que muestran la otra cara del espionaje castrista en EE
UU, oculta bajo el revuelo propagandístico por la liberación de "los
cinco héroes".

Desde luego, no hace falta testimonio alguno para demostrar que agentes
de Castro infiltrados en EE UU son espías antes que veladores de
exiliados terroristas. No podía ser menos si el discurso y hasta la
enseñanza escolar en Cuba difunden la letanía de que tras cualesquiera
hechos en contra de Castro está la CIA.

De modo que escurrirse hacia la Florida para cumplir la sublime misión
de vigilar a terroristas del exilio vale tanto como ir a vigilar a la
CIA, que será la peor agencia del peor gobierno del mundo, pero no deja
de ser órgano de un Estado extranjero. A este elemental silogismo
pudiera agregarse la proclividad de los infiltrados de Castro a buscar
trabajo en bases aéreas estadounidenses antes que en empresas cortadoras
de césped o limpiadoras de piscinas de las casas de la "mafia
terrorista" de Miami.

Miami en vilo

Sin embargo, Levy López viene con su serio testimonio a causar malestar
cultural en los medios de Miami, donde es cosa de periodismo examinar
con retardo (en ambos sentidos del término) por qué Castro salió el 28
de septiembre pasado con una estrellita en la gorra y concluir que así
apela a símbolos para aferrarse al poder, como si Castro necesitara de
la política simbólica luego de haber llegado al colmo de la dictadura:
ejercerla sin ningún atributo formal de mando. Ni qué decir de otros
análisis, como urdir una posible vuelta de Castro al poder porque cambió
del atuendo deportivo a las camisitas de mangas cortas, ni de las
informaciones "de primera mano" acerca de que le habían administrado
extremaunción, se le había caído el pelo o había estado ya 3 meses
convaleciente (1992) por cáncer intestinal.

De ahí que resulte natural, tras haber soltado que Castro mismo era
responsable del desmantelamiento de la Red Avispa, que Levy López
tuviera que insistir en explicarlo, pues el interés se inclinaba a
esclarecer por qué había decido comparecer ahora ante las cámaras, que
es otro avatar de la pregunta más socorrida a los recién llegados en los
barbiquiús de fin de semana en Hialeah: Y tú, ¿por que viniste ahora?

Levy López alegó que Castro puso la Red Avispa en peligro al ligarla con
la Operación Escorpión, que se consumó (febrero 24, 1996) con el derribo
a cohetazos de dos avionetas desarmadas de Hermanos al Rescate sobre
aguas internacionales. Todavía puede añadirse que fue temerario ante los
agentes del FBI que viajaron a La Habana a investigar in situ (junio
16-17, 1988) los atentados con bombas (1997) a instalaciones turísticas
por mercenarios centroamericanos.

Castro entregó información tan copiosa que debió haber solicitado
inmunidad para sus agentes, si su misión era vigilar a la mafia
terrorista de Miami. No haber formulado esta solicitud indica ya que la
Red Avispa tenía otras misiones. Y Castro asumió el riesgo de lo que
acaba de quejarse Raúl Castro en su discurso (octubre 6, 2010) por la
proclamación del Día de las Víctimas del Terrorismo de Estado: "Hemos
brindado oportunamente al gobierno de los Estados Unidos abundante
información sobre actos terroristas cometidos contra Cuba. El caso más
conocido se produjo en los años 1997 y 1998 (…) Como única respuesta, el
FBI en Miami (…) concentró todas sus fuerzas en perseguir y enjuiciar a
nuestros [cinco] compatriotas".

Fuera del juego

Levy López corrigió a Raúl Castro con la indicación de que no fueron
cinco, sino diez arrestados de entrada (septiembre 12, 1998) y media
docena después, así como otros escapados o escondidos, que sumarían
alrededor de 30 avispas conocidas. Aquí aflora un indicio acaso más
significativo que la estrellita en la gorra de Castro el Viejo, que pudo
haber traído su causa hasta del mero capricho de Dalia Soto del Valle
por aquello de "qué linda luce ahí". Al ser abordado por Lucía Newman
(CNN) en Oporto (octubre 19, 1998) sobre el operativo del FBI en Miami
contra la Red Avispa, Castro puntualizó: "No nos interesan en absoluto
informaciones militares", es decir: sabía por dónde vendrían los tiros.
Y como no podía determinar de antemano quiénes serían los "héroes", se
abstuvo de volver sobre el asunto hasta precisarse, antes de comenzar el
juicio (noviembre 27, 2000), que eran cinco. Empezó entonces la
contracandela propagandística de que se habían infiltrado, pero no eran
espías.

A Castro sí le interesaban informaciones militares, tal y como confirmó
el caso de Ana Belén Montes, analista de la Agencia de Inteligencia
Militar (DIA, por sus siglas en inglés) estadounidense, de quien el
canciller de la indignidad, Felipe Pérez Roque, expresó "profunda
admiración y respeto" en foro on line sobre terrorismo. El caso de los
esposos Myers, tan cerca del Departamento de Estado en Washington como
lejos de la "mafia terrorista" de Miami, vino a ponerle la tapa al pomo.

Levy López atestigua que, por fuera del rejuego de agitación y
propaganda en torno a la liberación de "los cinco héroes", los cinco
villanos que originalmente colaboraron con la Fiscalía dejaron claro
ante la judicatura federal de EE UU —como ahora el propio Levy López
ante la televisión hispana de Miami— las intenciones de la Red Avispa.
Levy López confirmó lo que se había reportado sobre la confesión del
avispa Alejando Alonso (Franklin): tenía órdenes de buscar puntos en los
cayos de la Florida por donde pudieran desembarcar hombres, armas y
explosivos.

Además, las parejas de avispas Joseph-Amarilys Santos y Linda-Nilo
Hernández atestiguaron que sus misiones consistían en penetrar las redes
informáticas del Comando Sur y espiar las bases aéreas de Homestead
(Florida) y Fort Bragg (Carolina del Norte), respectivamente. Otra
pareja conyugal de avispas arrestadas después (septiembre 20, 2001),
George y Marisol Garí, revelaría el intento infructuoso del primero por
colarse a espiar en la base aérea MacDill (Tampa) y la gestión exitosa
de la segunda, empleada federal del Servicio Postal en el aeropuerto de
Miami, para interceptar la correspondencia de cubanoamericanos fichados
por la DI castrista.

Guía para perplejos

El espionaje en pareja es aconsejable no sólo por regla psicosociológica
de estabilidad emocional, como pudiera ser el caso del profesor Carlos
Álvarez (Universidad Internacional de la Florida) y su esposa, Elsa
Prieto. También hay necesidad operativa: un hombre espiando solo en
Miami se torna sospechoso por no traer a la mujer que dejó en Cuba. Así
y todo reina la confusión sobre las visas denegadas a Adriana Pérez y
Olga Salanueva, esposas de Gerardo Hernández y René González,
respectivamente. La prensa de Miami aguanta hasta el comentario de que
"el gobierno de Estados Unidos ha dado razones distintas e incoherentes
para las denegaciones". No hace falta llamar a Washington para saber que
Salanueva se entrenó como radista en Cuba y entró a EE UU (1997) para
incorporarse junto a su esposo en la Red Avispa. De ahí que fuera
deportada (noviembre 22, 2000) y eso es razón suficiente para excluirla
de visado. Pérez se adiestraba en Cuba con igual propósito y en eso se
alborotó el panal. ¿Por qué dar visa a una avispa en capullo?

Ya las voces alternativas del exilio cubanoamericano profirieron
insultos contra el Canal 41 y tacharon a Levy López de mentiroso,
pasando por alto que ahí están los documentos intercambiados entre los
agentes de Castro en el sur de la Florida y su "centro" en La Habana,
que acreditan el logro más significativo del contraespionaje
estadounidense: haber descifrado los códigos de la DI castrista.

El Comité Nacional por la Liberación de los Cinco había escogido ya el
reportaje Cuba usó alucinógenos al adiestrar a sus espías (junio 4,
2001) para denunciar que El Nuevo Herald y la Casa Blanca se habían
confabulado con vistas a incrementar la hostilidad de Miami hacia "los
cinco héroes". Así pretendió apuntalarse el alegato de la defensa:
cambiar la sede del juicio, como si en otro lugar algún jurado pudiera
tragarse la mentira de que infiltrados al acecho no conspiraran para espiar.

Ahora la radio alternativa de Miami endilga aviesas intenciones al Canal
41 por sus entrevistas a Levy López y vocifera, en franco desatino, que
se trata de una vieja historia que El Nuevo Herald no publicó en su
momento (2001) porque el testimonio de Levy López no era confiable. Nada
supo El Nuevo Herald de Levy López hasta que afloró en A Mano Limpia. Si
algo relacionado con el espionaje castrista tuvo dificultades para ver
la luz en El Nuevo Herald fue precisamente el testimonio del agente Alex
sobre cómo la DI entrena a sus espías con alucinógenos: desde Portugal
se intentó modificar esa historia a través del sistema informático
interno del periódico. Cabe aguardar que Levy López atestigüe también
sobre la penetración de la DI en los medios de Miami.

Por supuesto que las declaraciones de Levy López dan pie a la discusión.
El predecesor de Gerardo Hernández al frente de la Red Avispa, Hugo Soto
(Horacio), confió a Levy López que había suministrado las armas para el
atentado (febrero 28, 1990) contra Luis Posada Carrilles en el bulevar
Vista Hermosa (Ciudad de Guatemala). Cuba niega haber participado y
parece lógico que así sea, porque Posada Carriles vivo es pieza clave de
la propaganda castrista. Pero no puede echársele la culpa al mensajero,
sino advertir que castristas y anticastristas suelen arrogarse acciones
imaginarias. Los agentes del imperialismo yanqui muertos por quienes se
reúnen a conversar en las casas del combatiente dentro de la Isla no
tienen mejor parangón que los milicianos muertos en los cuentos de las
barberías de Miami.

Coda

La misión cardinal de la Red Avispa es tan evidente para Washington y La
Habana que abundar en testimonios y razonamientos dista mucho de influir
en las gestiones por liberar a "los cinco héroes". En su peculiar
conmemoración del pasado Día de la Rebeldía Nacional, Castro aprovechó
el pie forzado que dio el finado Lucius Walker para predecir que "el fin
de año pueden preparar ya". Es posible que Castro esté al tanto de
negociaciones secretas con la Casa Blanca. No importa que el
Departamento del Estado niegue y reniegue. Nadie reportó a tiempo, por
solo citar un ejemplo, la reunión en Ciudad México (noviembre 23 de
1981) entre Alexander Haig y Carlos Rafael Rodríguez. También pudiera
estar recibiendo informes de inteligencia demasiado optimistas para
mantenerlo contento. Tal y como explicó el ex seguroso Domingo
Amuchástegui, la DI se atiene a las convicciones e intuiciones
personales de Castro (Cuban Intelligence and the October Crisis, en
Intelligence and National Security, volumen 13, 1998, número 3, página
110). O simplemente Castro deslizó algo sin reflexionar, acaso su propia
esperanza infundada, como consecuencia de su proceso de envejecimiento.
Así y todo, no sería extraño que la Casa Blanca esperara al paso de las
elecciones intermedias el próximo noviembre para liberar a los cinco
espías penitentes de la Red Avispa, con la certidumbre de que las voces
de protesta del exilio anticastrista ya habrían enronquecido en las
elecciones siguientes (2012).

http://www.diariodecuba.com/opinion/1293-red-avispa-los-rostros-del-reverso

jueves, 14 de octubre de 2010

Amnistía Internacional pide a Washington que 'revise' el caso de los cinco espías

Red Avispa

Amnistía Internacional pide a Washington que 'revise' el caso de los
cinco espías
Agencias
Washington 14-10-2010 - 4:06 pm.

También, que 'mitigue cualquier injusticia a través de un proceso de
clemencia u otros medios'.

La organización de defensa de los derechos humanos Amnistía
Internacional (AI) pidió este miércoles a Washington que "revise" el
caso de los cinco agentes de La Habana que cumplen condena en Estados
Unidos por espionaje desde 2001, reportó ANSA.

En un comunicado de prensa publicado en su sitio en internet, Amnistía
dijo que el 4 de octubre envió una carta al secretario de Justicia de
Estados Unidos, Eric Holder, para expresar "dudas sobre la imparcialidad
del juicio que no fueron despejadas en apelaciones".

Los cinco fueron hallados culpables de actuar como agentes no
registrados de un gobierno extranjero, intentar penetrar instalaciones
militares y agencias estadounidenses, entre otros cargos. Gerardo
Hernández, jefe de la red de espías, fue vinculado con el derribo de dos
avionetas de la organización de exiliados Hermanos al Rescate en 1996,
hecho en el que murieron cuatro personas, y condenado a dos cadenas
perpetuas más 15 años de cárcel.

Amnistía, que en numerosas ocasiones ha pedido a La Habana libertad para
los presos políticos cubanos y respeto a los derechos humanos en la
Isla, dijo que "no ha tomado posición" en cuanto a la inocencia o
culpabilidad de los espías, pero consideró que hubo varios problemas con
el proceso al que fueron sometidos.

Los cinco agentes (Fernando González, Gerardo Hernández, Ramón Labañino,
Antonio Guerrero y Rene González) fueron juzgados en Miami, donde "la
hostilidad hacia el gobierno cubano" fue "uno de los factores que hizo
imposible contar con un jurado totalmente imparcial", dijo Amnistía.

En el jurado que encontró culpables a los espías de La Habana no
figuraba ningún cubanoamericano. La supuesta parcialidad del jurado es
uno de los argumentos que suele utilizar el régimen para defender a sus
agentes.

"Otras preocupaciones —continuó AI— incluyen las dudas sobre la fuerza
de la evidencia para sostener la sentencia por conspiración para cometer
homicidio" que pesó sobre Gerardo Hernández, y "el limitado acceso" de
los cinco "a sus abogados y a los documentos" del caso.

Amnistía dijo que pidió al gobierno de Estados Unidos "que revise el
caso y mitigue cualquier injusticia a través de un proceso de clemencia
u otros medios apropiados, si es que ulteriores apelaciones legales
resultaran ineficaces".

La organización también criticó "los repetidos rechazos" a los pedidos
de visa temporales solicitadas por las esposas de dos de los
prisioneros, Hernández y René González, para visitarlos en prisión.

"Semejante bloqueo permanente de las visitas de sus esposas" puede ser
considerado un "castigo adicional y es contrario a los estándares
internacionales para el tratamiento humano de los prisioneros", dijo AI.

El Departamento de Estado ha dicho que ambas mujeres formaban parte de
los servicios de inteligencia cubanos y que no son elegibles para entrar
en Estados Unidos. Otros familiares de los presos sí han podido visitarles.

http://www.diariodecuba.com/cuba/amnistia-internacional-pide-washington-que-revise-el-caso-de-los-cinco-espias

miércoles, 13 de octubre de 2010

Espías cubanos querían penetrar Comando Sur según ex agente

ESPIONAJE | Participaron en operaciones en EEUU

Espías cubanos querían penetrar Comando Sur según ex agente

Los llamados "cinco de Cuba", Gerardo Hernández, René González, Antonio
Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, fueron detenidos en 1998
en Florida y un tribunal federal de Miami los declaró culpables en 2001
de conspirar contra la seguridad nacional estadounidense a través de la
llamada red de espionaje "Avispa".
EL UNIVERSAL
martes 12 de octubre de 2010 11:33 AM

Miami, Estados Unidos.- Un ex miembro de la denominada red Avispa
aseguró en Miami que los cinco agentes cubanos presos en Estados Unidos
por espionaje no trabajaban para evitar atentados contra la isla, sino
que querían infiltrarse en bases militares estadounidenses como el
Comando Sur.

Ed Levy López, cuya identidad se reveló por primera vez en el programa
de televisión "A mano Limpia" del Canal 41 de Miami, dirigido por Óscar
Haza, desmintió así la versión mantenida por Cuba, indicó Efe.

El Gobierno cubano sostiene que el grupo de agentes presos luchaba
contra el terrorismo y no representaba amenaza alguna para la seguridad
de Estados Unidos.

Según Levy, algunos integrantes de la citada red de espionaje
participaron en operaciones para infiltrarse en bases militares de
Estados Unidos y evaluaban la posibilidad de traficar con armas de Cuba
a Miami.

"Vine aquí porque me molestaba ver tanta propaganda basada en la mentira
de que éstos eran luchadores contra el terrorismo... Estas personas
estuvieron trabajando para tratar de vulnerar la seguridad nacional de
EEUU", aseveró Levy en el programa de televisión emitido en la noche del
lunes.

Al parecer, Levy delató la presencia de los agentes cubanos a las
autoridades estadounidenses tan pronto como ingresó en EEUU.

"El centro de atención de la inteligencia en aquellos momentos estaba en
el Comando Sur" de EEUU, dijo Levy, quien agregó que La Habana había
instruido a la red de agentes para que analizara el movimiento de la
Guardia Costera estadounidense y el Departamento Estadounidense
Antidrogas (DEA).

Los llamados "cinco de Cuba", Gerardo Hernández, René González, Antonio
Guerrero, Fernando González y Ramón Labañino, fueron detenidos en 1998
en Florida y un tribunal federal de Miami los declaró culpables en 2001
de conspirar contra la seguridad nacional estadounidense a través de la
llamada red de espionaje "Avispa".

Uno de ellos fue sentenciado a cadena perpetúa por conspirar en el
derribo de dos avionetas del grupo anticastrista "Hermanos al Rescate"
en 1996, por parte de cazas MiG cubanos en aguas internacionales, en el
que fallecieron cuatro pilotos.

La sentencia de dos de "los cinco" fue rebajada recientemente después de
que un tribunal de apelaciones ordenara revisarla por considerarla
excesiva, pero la condena de Hernández fue ratificada en 2008 por un
grupo de tres jueces del Undécimo Tribunal de Apelaciones de Atlanta
(Georgia).

http://www.eluniversal.com/2010/10/12/int_ava_espias-cubanos-queri_12A4595091.shtml

Ex agente de Red Avispa dijo que pretendían traer armas a Miami

Publicado el martes, 10.12.10
Ex agente de Red Avispa dijo que pretendían traer armas a Miami
Por ANTONIO MARIA DELGADO
adelgado@elnuevoherald.com



Ed Levy López, quien formaba parte de la denominada Red Avispa,
desmintió el lunes las aseveraciones provenientes de La Habana de que la
conocida red de espías cubanos había ingresado a Estados Unidos sólo
para infiltrar las organizaciones del exilio para detectar a los autores
de los atentados terroristas en la isla.
Levy, cuya identidad fue revelada por primera vez el lunes, dijo en el
programa de televisión A Mano Limpia que algunos de los integrantes de
dicha red de espionaje participaron en operaciones para infiltrar bases
militares de Estados Unidos, evaluaban la posibilidad de contrabandear
armas desde Cuba hasta Miami y uno de ellos suministró previamente el
armamento utilizado en el atentado contra Luis Posada Carriles en Guatemala.
"Vine aquí porque sencillamente me molestaba extraordinariamente ver
tanta propaganda basada en la mentira de que estos eran luchadores
contra el terrorismo. No hay nada que se asemeje a eso. Estas personas
[el resto de los integrantes de la Red Avispa] estuvieron trabajando
para tratar de vulnerar la seguridad nacional de Estados Unidos y en
función de la permanencia de los Castros en el poder'', dijo Levy en el
programa conducido por el periodista dominicano Oscar Haza.
Las afirmaciones de Levy, quien delató la presencia de la red de espías
a las autoridades norteamericanas tan pronto ingresó a EEUU, salen al
paso a una campaña promovida desde La Habana para liberar a los cinco
espías cubanos que permanecen bajo prisión.
La campaña -- a la que se hansumado los artistas Danny Glover y Ed
Asner, Susan Sarandon, Oliver Stone y Martin Sheen, entre otros
personajes famosos -- hace un llamado a Barack Obama, para que libere a
los agentes, enfatizando que estos sólo buscaban a los autores de una
serie de ataques terroristas cometidos en Cuba.
"Obama debería de perdonar a Gerardo Hernández y los otros. Eran
soldados luchando contra el terrorismo'', opinó recientemente Glover, en
un comunicado de prensa en el que dice que "terroristas como Luis Posada
Carriles y Orlando Bosch caminan por las calles de Miami y recaudan
fondos en cenas''. Pero Levy, conocido como agente Ariel, señaló que
algunos de los agentes cubanos espiaron bases militares norteamericanas
en Panamá y de Estados Unidos.
"El centro de atención de la inteligencia en aquellos momentos estaba en
el Comando Sur'', aseveró Levy.
Según Levy, La Habana había instruido a su red de espías de que tratara
de penetrar la plana mayor del Comando Sur, al tiempo que en otra
ocasión recibieron un mensaje extenso en el que se le solicitaba a uno
de los agentes que analizara el movimiento de las autoridades de la
Guardia Costera y de la DEA en la costa, con el fin de ver si era
posible ingresar armas, personas y explosivos al país.
Uno de los espías más activos fue el agente conocido como Horacio, cuyo
verdadero nombre es Hugo Soto, y quien también estuvo operando en
México, donde abrió una agencia de turismo.
Esa agencia le dio la posibilidad de moverse libremente por América
Central, donde recababa información y trasladaba armamentos y explosivos.
"El [Soto] me contó que parte de esos armamentos estuvieron relacionados
con el atentado que se le hizo en América Central a Posada Carriles'',
dijo Levy.
http://www.elnuevoherald.com/2010/10/11/818212/ex-agente-de-red-avispa-dijo-que.html

martes, 12 de octubre de 2010

Ex agente: Los cinco espías 'no estaban cazando terroristas'

Red Avispa

Ex agente: Los cinco espías 'no estaban cazando terroristas'
DDC
Miami 12-10-2010 - 3:47 pm.
Su fin verdadero era penetrar bases y objetivos militares estadounidenses, dice.

Edgerton Ivor Levy, un ex agente enviado por La Habana a Estados Unidos para formar parte de la llamada Red Avispa, desmantelada en 1998, negó este lunes que el objetivo de los espías cubanos fuera infiltrar grupos de exiliados que, según el régimen de los Castro, planeaban acciones violentas contra la Isla. El fin era penetrar bases y objetivos militares estadounidenses, aseguró.

"Ellos no estaban cazando terroristas como Cuba pretende, sino que estaban tratando de vulnerar la seguridad nacional de los Estados Unidos en función de los intereses de la inteligencia castrista", dijo Levy, de 61 años, en el programa A Mano Limpia, de América TeVe.

Según el sitio en internet Café Fuerte, es la primera vez que un agente cubano enviado para integrarse a la Red Avispa habla públicamente del caso.

"Tan pronto llegamos [él y su esposa] pusimos en conocimiento de las autoridades estadounidenses cuáles eran las intenciones de la inteligencia castrista", dijo Levy, que respondía al alias de "Ariel". Aunque no lo admitió explícitamente, sus revelaciones demuestran que trabajó como doble agente al servicio de la contrainteligencia estadounidense, indicó el sitio en internet.

"Si usted mira los documentos que se presentaron en el juicio [de los agentes de la Red Avispa] ahí se da cuenta de que la red estaba bajo control" de Estados Unidos, dijo. "Una vez que el FBI tiene bajo control la red le conviene dejarla operar para conocer sus métodos y objetivos".

Levy negó ser responsable de la desarticulación de la Red Avispa y señaló a Fidel Castro.

"Al Fidel ordenar el derribo de las avionetas de Hermanos al Rescate [en 1996], involucra a miembros de la Red Avispa en ese crimen sobre aguas internacionales y el FBI ya trata el caso como actividad criminal. Por eso digo que el responsable del desmantelamiento, apresamiento y encausamiento de la Red Avispa fue Fidel Castro", explicó el ex agente.

Por las declaraciones de Levy se desprende que el FBI rastreó las operaciones de la red desde mediados de 1994, cuando se produjeron los primeros contactos entre él y los oficiales supervisores.

Atentado contra Posada Carriles

Levy identificó a Hugo Soto como uno de los oficiales que escapó a Cuba a raíz del desmantelamiento de la Red Avispa. De acuerdo con Café Fuerte, Soto aparece en los documentos desclasificados por la fiscalía estadounidense con los alias de Ricardo Villarreal, Horacio y Roco, pero hasta ahora se desconocía públicamente su verdadero nombre.

Levy dijo que Soto le confesó haber estado involucrado en un fallido atentado contra Luis Posada Carriles, ocurrido el 28 de febrero de 1990, en Ciudad de Guatemala.

"Él me confesó que estaba relacionado con el atentado a Posada Carriles", dijo Levy. "Él trasladó las armas y se las entregó a quienes acometieron la acción".

Añadió que el designado por La Habana para sustituir a Soto fue Ramón Labañino, a quien describió como un experto de inteligencia en objetivos militares. Su tarea era penetrar el Comando Sur.

Diez de los integrantes de la Red Avispa fueron capturados en la madrugada del 12 de septiembre de 1998, mientras al menos seis escaparon a Cuba. Con posterioridad, otros dos agentes fueron arrestados y dos más deportados a la Isla.

En el 2001, cinco de los agentes fueron hallados culpables por un tribunal federal de Miami y sentenciados a largas condenas en prisión. El jefe de la red, Gerardo Hernández, fue vinculado con el derribo de las dos avionetas de Hermanos al Rescate, hecho en el que murieron cuatro personas, y condenado a dos cadenas perpetuas más 15 años de cárcel.

"Vine aquí porque sencillamente me molestaba extraordinariamente ver tanta propaganda basada en la mentira básica de que estos [los cinco espías que cumplen sentencias de cárcel] son luchadores contra el terrorismo", dijo Levy para explicar su decisión de acudir a la televisión de Miami.

Según Café Fuerte, Levy acumuló una larga trayectoria en labores de radiointeligencia militar y misiones especiales del gobierno cubano hasta su arribo a Estados Unidos.

Se licenció del ejército en 1969 y pasó a formar parte del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP). En 1980 cumplió tareas de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) durante el éxodo del Mariel y luego, en misión diplomática, fue enviado a la embajada de Panamá hasta finales de 1981.

Entre 1979 y 1992 fue profesor de la Facultad de Filosofía e Historia de la Universidad de La Habana. En 1991 fue captado y entrenado por el Ministerio del Interior (MININT) para viajar al sur de la Florida como parte de una vasta red de espionaje, integrada por al menos 27 oficiales y agentes de la inteligencia castrista.

Levy y su esposa, Eva Ivette Bermello, también profesora de la Universidad de La Habana, legaron a Estados Unidos el 24 de junio de 1994 con el hijo de ambos, Daniel, de cuatro años. El viaje se produjo aparentando una salida ilegal por la costa norte de La Habana.

http://www.diariodecuba.com/cuba/ex-agente-los-cinco-espias-no-estaban-cazando-terroristas

Ex agente de Red Avispa comparece en TV

Publicado el martes, 10.12.10
Ex agente de Red Avispa comparece en TV
By ANTONIO MARIA DELGADO
adelgado@elnuevoherald.com

Ed Levy López, quien formaba parte de la denominada Red Avispa, desmintió el lunes las aseveraciones provenientes de La Habana de que la conocida red de espías cubanos había ingresado a Estados Unidos sólo para infiltrar las organizaciones del exilio para detectar a los autores de los atentados terroristas en la isla.

Levy, cuya identidad fue revelada por primera vez el lunes, dijo en el programa de televisión A Mano Limpia que algunos de los integrantes de dicha red de espionaje participaron en operaciones para infiltrar bases militares de Estados Unidos, evaluaban la posibilidad de contrabandear armas desde Cuba hasta Miami y uno de ellos suministró previamente el armamento utilizado en el atentado contra Luis Posada Carriles en Guatemala.

``Vine aquí porque sencillamente me molestaba extraordinariamente ver tanta propaganda basada en la mentira de que estos eran luchadores contra el terrorismo. No hay nada que se asemeje a eso. Estas personas [el resto de los integrantes de la Red Avispa] estuvieron trabajando para tratar de vulnerar la seguridad nacional de Estados Unidos y en función de la permanencia de los Castros en el poder'', dijo Levy en el programa conducido por el periodista dominicano Oscar Haza.

Las afirmaciones de Levy, quien delató la presencia de la red de espías a las autoridades norteamericanas tan pronto ingresó a EEUU, salen al paso a una campaña promovida desde La Habana para liberar a los cinco espías cubanos que permanecen bajo prisión.

La campaña hace un llamado a Barack Obama, para que libere a los agentes, enfatizando que estos sólo buscaban a los autores de una serie de ataques terroristas cometidos en Cuba.

Pero Levy, conocido como agente Ariel, señaló que algunos de los agentes cubanos espiaron bases militares norteamericanas en Panamá y de Estados Unidos.

``El centro de atención de la inteligencia en aquellos momentos estaba en el Comando Sur'', aseveró Levy.

Según Levy, La Habana había instruido a su red de espías de que tratara de penetrar la plana mayor del Comando Sur, al tiempo que en otra ocasión recibieron un mensaje extenso en el que se le solicitaba a uno de los agentes que analizara el movimiento de las autoridades de la Guardia Costera y de la DEA en la costa, con el fin de ver si era posible ingresar armas, personas y explosivos al país.

Uno de los espías más activos fue el agente conocido como Horacio, cuyo verdadero nombre es Hugo Soto, y quien también estuvo operando en México, donde abrió una agencia de turismo.

Esa agencia le dio la posibilidad de moverse libremente por América Central, donde recababa información y trasladaba armamentos y explosivos.

``El [Soto] me contó que parte de esos armamentos estuvieron relacionados con el atentado que se le hizo en América Central a Posada Carriles'', dijo Levy.

http://www.elnuevoherald.com/2010/10/12/818228/ex-agente-de-red-avispa-comparece.html

Los Cinco: temporada de ángeles

Los Cinco: temporada de ángeles
Miguel Fernández-Díaz, Pembroke Pines

Luego de concluir su puesta en escena judicial, el vodevil castrista
sobre los cinco héroes prosigue su temporada en los escenarios
mediáticos. Recientemente, Arturo López-Levi ha puesto el acento en la
piedad y la reconciliación.

Vayamos al estribillo de que el "daño causado a la seguridad nacional
norteamericana" es cero, porque la Red Avispa solo tenía la misión de
"espiar, socavar los planes, o informar sobre las organizaciones cubanas
exiliadas".

No importa que el daño sea cero, porque lo que está sobre el tapete es
aquel planteo elemental de Madison: "La seguridad frente al peligro
exterior es uno de los objetivos primarios del orden estatal" (41 The
Federalist, noviembre 30 de 1787). Las avispas no causaron daño porque
no pudieron, pero ¿acaso no estaban al acecho? En Cuba enseñan que los
Estados Unidos son el peor enemigo. Tras refrescar la memoria con Ana
Belén Montes en el Pentágono y Walter Kendall Myers en el Departamento
de Estado, cabe preguntarse si es posible creer que los agentes de
Castro infiltrados en el sur de la Florida no venían dispuestos pa'lo
que sea, Fidel, pa'lo que sea.

La razón suficiente

No es preciso traer a desertores que atestigüen lo que fue comidilla en
el tránsito de la Dirección General de Inteligencia (DGI) a la Dirección
de Inteligencia (DI): que el general Jesús Bermúdez Cutiño, tras tomar
por asalto el grisáceo edificio de Línea y A (Vedado) en 1989, ordenó
meter las narices en el Comando Sur.

Castro demoró de 1998 a 2001 en preparar el vodevil Los Cinco Héroes,
pero suprimió a siete actores. Fuera de la escena judicial, Joseph y
Amarilys Santos, Nilo y Linda Hernández, Alejandro Alonso, George y
Marisol Garí cantaron los propósitos de infiltración profunda en el
Comando Sur y otros objetivos militares.

Sin embargo, ni siquiera hace falta recurrir a estas avispas, que Castro
y sus voceros nunca mencionan. Desde su altura de espía-artista, Antonio
Guerrero notificó al cabecilla Gerardo Hernández que, hacia noviembre de
1996, había trabado amistad con un tal Brian, joven de 18 años que
trabajaba en la base aérea de Boca Chica como ayudante de mantenimiento.
Hernández informó a la DI: "Lo más importante: es hijo de un militar
jefe en la terminal naval de la base aérea de Guantánamo (…) Debido a
los lazos militares de esta relación, continuaremos desarrollándola y
ofreceremos información a medida que la consigamos".

En informe anexo, Guerrero dibujó un retrato de Brian, de cuerpo entero,
y explicó que el joven tenía una novia, hija de otro militar
estadounidense. Al momento de la boda (febrero de 1998), Guerrero estaba
tomando las fotos. Junto con ellas remitió a la DI otro informe: que
Brian empezaría "su servicio militar en la Fuerza Aérea. Me dijo que fue
asignado a Texas (…) Lo más importante es crear una relación que
seguramente nos dará importante información en el futuro". Es curioso
que Castro y los demás guionistas del vodevil no aludan a la mafia
terrorista de Tejas.

La suficiencia razonable

El 20 de octubre de 1998, Castro recalcó a CNN "el derecho de Cuba a
informarse sobre la actividad de los grupos terroristas de la mafia de
Miami". Y agregó, como si no existiera la superespía Ana Belén Montes:
"No nos interesan en absoluto informaciones militares".

Ejercer aquel derecho plantea el dilema de hacerlo en colaboración con
la Casa Blanca, o clandestinamente y atenerse a las consecuencias. Por
simple regla de Derecho Internacional, ningún Estado puede vigilar a sus
exiliados "terroristas" infiltrando agentes en otro Estado sin su
consentimiento. Solo a este último incumbe prescribir cómo velar a la
gente dentro de su territorio.

Por lo demás, infiltrar agentes de la DI en el sur de la Florida es
"caso a primera vista [y] evidencia acusatoria suficiente para barrer
con la defensa" (Hernández vs. New York, 1991), porque Castro ha
justificado hasta que fusiló (abril 11, 2003) a tres autores del
secuestro incruento de la lancha Baraguá (abril 2, 2003) porque desde
siempre se halla en "situación virtual de guerra" con los EE UU (Looking
for Fidel, HBO, abril 14 de 2004).

Si la jueza federal Joan Lenard hubiera considerado esa situación, que
"puede darse sin declaración formal de ninguna de las partes" (Prize
Cases, 1862), tendría que haber dictado pena de muerte, como prescribe
el Código de los EE UU para cualquier persona que, en tiempo de guerra,
actúe como espía o esté simplemente al acecho (10 USC 906). Aun contra
las avispas René González y Antonio Guerrero, ciudadanos
estadounidenses, podría esgrimirse el arma predilecta de Castro:
traición a la patria (18 USC 2381).

No obstante, la puesta en escena judicial concluyó más o menos como
había previsto Castro hacia 2001: ¡Volverán! Solo que así como Castro se
dignó a gritarlo a los tres años de haber sido detenidos, cuatro de los
cinco espías penitentes de la Red Avispa tendrán que esperar a cumplir
sus condenas para volver, mientras Gerardo Hernández arrastra doble
cadena perpetua.

Aquí López-Levi enlaza al jefe de la Red Avispa con el derribo (febrero
26, 1996) de las avionetas de Hermanos al Rescate (HAR) para entrar en
el "expediente de paciencia" preparado por Castro frente a las
violaciones reiteradas del espacio aéreo cubano por HAR. Y puntualiza
que "en una asamblea del PCC en Santiago de Cuba, Raúl Castro, por
entonces ministro de las FAR, dijo que el derribo fue ordenado pues
percibió la probabilidad de peligros mayores para la seguridad nacional
cubana".

Aunque funcionarios de la administración Clinton compartían esa
apreciación, López-Levi no puede salir del paso con que "la acción de la
Fuerza Aérea Cubana fue desproporcionada". Fue criminal. No sé que habrá
dicho Raúl Castro en la precitada asamblea del PCC, pero en la grabación
que Nancy Pérez-Crespo (Nueva Prensa Cubana) entregó a El Nuevo Herald
se escucha perfectamente a Raúl Castro decir a periodistas y
funcionarios reunidos en la sede provincial del Partido en Holguín
(junio 21, 1996), que la orden fue: "Túmbenlos en el mar cuando se
aparezcan; si no, consulten a los que tienen las facultades", que eran
"cinco generales", según el propio Raúl Castro.

No viene al caso que la Organización Internacional de Aviación Civil
(OACI) confirmara (junio 27, 1996) que las dos avionetas Cessna de HAR
fueron abatidas a cohetazos en aguas internacionales por cazas MiG. La
orden premeditada de derribar aeronaves desarmadas (y esto lo sabía
Castro de antemano, porque ninguno de sus infiltrados en HAR informó
jamás que venían artilladas o con cargas explosivas) es criminal, porque
viola groseramente la norma de Derecho Internacional. Hubiera bastado
con forzarlas a aterrizar, y el juicio subsiguiente a los pilotos no
hubiera sido tan perjudicial a ese «interés nacional cubano de favorecer
el fin del embargo» que menciona López-Levy. Al parecer, los intereses
de Castro y su DI en la Operación Escorpión eran otros.

Una salación científica

Y mientras el fiscal John Kastrenakes aguanta la causa criminal contra
Raúl Castro y quienes se refocilaron tanto con el derribo alevoso de las
avionetas de HAR, López-Levi continúa con la letanía de otro cero: la
posibilidad de integrar un jurado imparcial con doce ciudadanos
estadounidenses residentes en el condado Miami-Dade para enjuiciar a los
agentes de Castro.

Tal imposibilidad fue certificada por el sociólogo Lisandro Pérez
(Universidad Internacional de la Florida), quien luego sería tachado de
agente castrista por el teniente coronel de la Inteligencia Militar
estadounidense Chris Simmons. Así y todo, el quid radica en que aquella
letanía se hubiera cortado de cercén de haberse aceptado la moción del
abogado defensor William Norris: desplazar la sede del juicio a Fort
Lauderdale, a unos 50 kilómetros de Miami.

Un fiscal perspicaz hubiera subido la parada proponiendo como sede a uno
de esos tantos condados de la Florida donde Lisandro Pérez puede
comprobar, con sus herramientas sociológicas, que la gente asocia a
Fidel Castro con un cantante y de paso a Luis Posada Carriles con un
catcher de los Yankees. A fin de cuentas, en ningún lugar ningún jurado
podría engullir la píldora de que Castro había infiltrado agentes, que
buscaban con ahínco trabajo en bases aéreas, tan sólo para vigilar a
exiliados belicosos.

Esquivar la sede que sería indefectiblemente tildada de maldita hubiera
satisfecho la triple condición de que los juicios deben parecer
imparciales a todos los observadores (Wheat vs. EE UU, 1988), prevenir
la mera posibilidad de injusticia (In re Murchison, 1955) y estar libres
de influencias externas (Sheppard vs. Maxwell, 1966). Pero
lamentablemente el fiscal Guy Lewis estaba en otra cosa y hasta recargó
su alegato con referencias al régimen diabólico de Castro, sin advertir
que los acusadores "no pueden inflamar las pasiones y prejuicios del
jurado" (EE UU vs. Rodríguez, 1985) ni "dar al perro un nombre feo para
enseguida colgarlo" (EE UU. vs. Boyd, 1971).

Así que la letanía de la sede impropia pervivirá. Ya el Comité de
Defensa, digo, Nacional por la Liberación de los Cinco urdió que, como
unos 40 periodistas de medios miamenses recibían en 2001 (año del
juicio) pagos del gobierno estadounidense por sus colaboraciones con
Radio y TV Martí, Miami fue envenenada por artículos incendiarios y
ajenos a la verdad. Pero el Comité esgrimió como ejemplo el reportaje de
Wilfredo Cancio Cuba usó alucinógenos al adiestrar a sus espías (El
Nuevo Herald, junio 4 de 2001), que trajo su causa del testimonio de un
desertor de la DI. Ni qué decir de las colaboraciones con Radio y TV
Martí: en 2001 TV Martí no se veía, como de costumbre, y Radio Martí no
se escuchaba en Miami ni en otro punto del territorio de los EE UU.

Maraña gestual

López-Levi sugiere que la devolución de Los Cinco pudiera "contribuir a
que los adversarios en la isla y la diáspora se reconozcan en su común
cubana". A tal efecto recomienda sendos "gestos unilaterales recíprocos"
de Cuba y EE UU: amnistía general de presos políticos y liberación de
Los Cinco, respectivamente. Solo que la aporía del huevo y la gallina
enseña que algo debe ser primero, amén de que no es plausible principiar
el teatro gestual sin acuerdo previo de libreto. Y en este sentido, la
experiencia del exilio es amarga.

Bajo apariencia de "diálogo" entre cubanos para liberar presos políticos
y reunificar familias, Castro emprendió la colonización del sur de la
Florida con negocios de viajes y remesas, comunicación por teléfono y
envíos de paquetes. Nadie mejor para revelar sus intenciones que el
agente castrista de origen chileno, fichado por el Departamento del
Tesoro junto con su empresa Havanatur en Hialeah, Carlos Alfonso
González: "Hay que destripar, quitar, robar, piratear, como quieran
llamarle, al exilio cubano, y llevar su dinero a Cuba".

Los Cinco: temporada de ángeles | DIARIODECUBA (23 December 2009)
http://www.ddcuba.com/opinion/articulos/2009/los-cinco-temporada-de-angeles
http://groups.yahoo.com/group/CubaVerdad/message/48965

Ponen en libertad a una ex espía cubana

Posted on Tue, Sep. 13, 2005
Ponen en libertad a una ex espía cubana
LUISA YANEZ
The Miami Herald

Las autoridades de inmigración dejaron repentinamente en libertad a una
residente de Orlando, convicta de haber espiado para el gobierno cubano, que
estaba detenida para su posible deportación a Cuba, según reveló su abogado
en Miami.
Marisol Gari estaba vinculada a la notoria red de espionaje llamada ''Red
Avispa'', descubierta en Miami-Dade por el FBI en 1998. Poco después de su
arresto en el 2001, accedió a declararse culpable de un cargo relacionado
con espionaje.
Ayer el Herald publicó un artículo sobre la detención de Gari hará unas dos
semanas. ''Creo que fue por eso que la soltaron. No se me ocurre otra
cosa'', dijo el abogado Luis Casuso, que añadió que alguien llevó a su
cliente hasta su casa de Orlando .
''Su status ahora es deportable, pero está en su casa'', dijo Casuso.
Una portavoz de Inmigración y Aduanas (ICE) no quiso hacer comentarios sobre
el caso ayer.
Casuso dice que Gari sufriría torturas si se le obligara a regresar.
Normalmente, las autoridades de inmigración de Estados Unidos no devuelven
cubanos a Cuba, o si lo tratan de hacer, el gobierno de Cuba se niega a
aceptarlos.
Los problemas recientes de inmigración de Gari empezaron hace dos semanas
cuando la arrestaron y supuestamente comenzó a desarrollarse su proceso de
deportación.
Gari había cumplido su sentencia de cárcel el año pasado, y quedó libre bajo
responsabilidad propia. La posible deportación parecía severa, porque ella
aparentemente había negociado sus cargos del caso 'Avispa' con los agentes
federales.
Fuentes familiarizadas con el caso dijeron al Herald que la negociación de
cargos con su declaración de culpabilidad de Gary estipulaba cooperación con
los fiscales federales en una investigación activa aún.
Casuso no quiso discutir como Gari ayudó a las autoridades federales. Pero
según él, debido a su cooperación, probablemente confrontaría retribución en
Cuba si la enviaban a la isla.
Gari y su esposo estadounidense, George, fueron arrestados en agosto del
2001, en Orlando, adonde se trasladaron de Miami, y encausados en conexión
con los esfuerzos de la Red Avispa por infiltrarse en el Comando Sur de EEUU
y la Fundación Nacional Cubano Americana (FNCA), ambas con base en Miami.
George Gari también acordó declararse culpable y recibió una sentencia de
siete años de cárcel.
Cuando la sentencia de Marisol se cumplió el año pasado, quedó bajo custodia
del ICE y ubicada en proceso de deportación. Primero estaba detenida en Cayo
Hueso, donde un juez de inmigración el 4 de octubre pasado ordenó que la
deportaran a Cuba,
De allí la soltaron bajo supervisión después de más de tres meses bajo
custodia de inmigración. Casuso dice que se le ordenó que obtuviera los
documentos para viajar a Cuba en la sección de intereses de Cuba en
Washington, pero ella se ha negado a hacerlo.
A. Chardy contribuyó al reportaje.

http://www.miami.com/mld/elnuevo/news/local/12628385.htm





Permanent copy:
http://groups.yahoo.com/group/CubaVerdad/message/17847